X

¡Hola! Bienvenidos a nuestro sitio web THE FOOD TECH


Lo invitamos a que actualice su versión de Internet Explorer, ya que este sitio no es compatible con la versión 11 o anteriores.


Como alternativa le sugerimos utilizar cualquiera de las siguientes opciones para navegar el sitio:

Los 5 mandamientos de las tintas termocromáticas en alimentos

 |   enero 27, 2021
insumos-para-empaque
Insumos para empaque
Los 5 mandamientos de las tintas termocromáticas en alimentos


Las tintas termocromáticas en alimentos, que cambian de color con las altas temperaturas, ofrecen a los fabricantes un método de codificación más fiable, con un cambio de color más evidente que indica la correcta esterilización de los productos alimenticios envasados.

El consumidor está más interesado en la autenticidad de los productos y su calidad. Por lo tanto, los fabricantes buscan un método de codificación extremadamente fiable que mejore la protección de los productos y que, a la vez, encaje con la demanda de alto rendimiento y precisión de su producción.

Las comidas preparadas con tratamiento térmico están ganando popularidad. Necesitan una técnica aplicable en las bolsas de plástico cada vez más comunes que se usan para empacarlas, así como para los alimentos para bebés y para mascotas.

Las tintas termocromáticas que cambian de color cuando el producto tratado alcanza la temperatura adecuada abordan esta necesidad. Aunque no garantizan que la esterilización se haya realizado realmente, ayudan a los fabricantes a indicar que el proceso se ha llevado a cabo.

Te puede interesar: Desarrollan tintas para soluciones de embalaje flexible

Los 5 mandamientos de las tintas termocromáticas 

  1. Buena adherencia: la impresión se realiza normalmente sobre envases de cristal o aluminio, superficies poco porosas. Es imprescindible asegurar una buena adherencia con tintas desarrolladas especialmente para estos materiales.
  2. Resistencia a ambientes húmedos y altas temperaturas: el proceso de esterilización es similar a un cocido a presión. Vigila que la tinta no se degrade al contacto con agua caliente.
  3. Resistencia al paso del tiempo: las conservas son los alimentos que mayor plazo de caducidad tienen, a veces incluso varios años. Es imprescindible que la tinta perdure en el tiempo para que el consumidor final visualice el código con claridad mucho tiempo después de comprar el producto.
  4. Que el cambio de color tenga un alto contraste: si el color de la tinta solo cambia “un poco” el reconocimiento visual será más complicado. Asegura una correcta visibilidad del código para medir el éxito de la esterilización de un vistazo.
  5. Que haya sido probada correctamente: el mundo de las tintas termocromáticas es seguro y está muy profesionalizado. Pero siempre es recomendable hacer pruebas con la tinta escogida dentro del proceso productivo real, antes de realizar la implantación definitiva. El resultado: mejora en la tasa de producción de la fábrica, mejora en los procesos de calidad internos y códigos de calidad duraderos para los consumidores.

Las ventajas de las tintas termocromáticas

  • Rapidez y eficiencia: se puede verificar a simple vista si el producto ha sido esterilizado.
  • Añadir un paso extra de seguridad alimentaria, que estará muy en sintonía con el departamento de calidad de la fábrica
  • Ahorrar tiempo: muchas veces, ante la duda, se repite el proceso “por si acaso”, rebajando el índice de productividad de la fábrica.

Estas ventajas son especialmente importantes en fábricas de conservas pequeñas, donde solo se dispone de un autoclave y las jaulas deben moverse de forma continua por orden. Si buscamos la seguridad alimentaria por encima de todo y mantener la máxima calidad para el consumidor con este simple sistema nos aseguramos visualmente que cada producto haya completado de forma óptima el proceso de temperatura, tiempo y presión adecuados.

‎Coca Cola termocromática

Un claro ejemplo del uso de las tintas termocromáticas lo dio Coca-Cola, en 2013. Lanzó una lata que mostraba unos cubos azules de hielo cuando estaba muy fría. La lata de aluminio de Coca-Cola de 16 oz llevaba impresa una tinta termocromática especial, que reaccionaba a la temperatura cambiando de color. Cuando la lata estaba a una temperatura ambiente, la tinta termocromática se fundía con el empaque, mostrando un contorno blanco con el logotipo de Coca-Cola. Sin embargo, cuando la lata se enfriaba, la tinta cambiaba de color para mostrar gráficos especiales. En esta ocasión eran tres cubitos de hielo de color azul. Las irresistibles señales de la lata fría, impulsaban una respuesta directa a la insignia de la compañía, proporcionando una invitación apremiante a los consumidores a disfrutar de la “experiencia helada de Coca-Cola”.

FUENTES:

https://www.trebolgroup.com/

https://www.interempresas.net/




Relacionado

Te podría interesar