La tecnología como aliada para la sostenibilidad

 |   mayo 7, 2020
seguridad-alimentaria
Seguridad alimentaria
La tecnología como aliada para la sostenibilidad


En esta era, resulta fundamental fusionar las acciones con lo tecnológico, ya que para cualquier área existe una herramienta, aplicación informática o desarrollo que optimice el proceso. De esta manera, hay que pensar en la tecnología como aliada para la sostenibilidad.
Las empresas o individuos pueden realizar diferentes procesos de manera eficiente y eficaz apoyados en la tecnología como aliada en uno de los grandes desafíos actuales: la armonía entre economía, sociedad y medio ambiente.
La sostenibilidad hace referencia a la satisfacción de las necesidades básicas de las personas, organismos o instituciones sin comprometer la capacidad a futuro de satisfacer las de las nuevas generaciones. Este proceso garantiza el equilibrio entre el crecimiento económico de determinada industria o empresa , el cuidado del entorno y el bienestar de la sociedad en la cual está integrada.

Desarrollo sostenible

De esta idea nace el concepto de “desarrollo sostenible”. Es una tendencia actual como forma de progreso que mantiene la mirada en el desarrollo del presente, pero sin poner en riesgo los recursos del futuro. Derivado de ello, es posible extraer otros conceptos importantes:
    • Medio ambiente: pone la lupa en conservar la biodiversidad sin la necesidad de tener que renunciar al progreso económico y social.
    • Económica: se encarga de que las actividades que persiguen la sostenibilidad ambiental y social sean rentables y compatibles.
    • Social: busca la comunión lo más armónica posible entre la población y su estabilidad sin alterar el ecosistema.

Tecnología, fundamental en la vida de las personas

Transversal a cada uno de estos conceptos se encuentra la tecnología como elemento fundamental en cualquier aspecto de la vida de las personas.

En el plano industrial, la tecnología permite optimizar las producciones de las empresas, agilizar sus procesos y cuidar cada vez más su influencia en el medio ambiente. El objetivo de todo esto es ser sosteniblemente responsables, eligiendo aumentar el consumo de elementos renovables.

La necesidad impostergable de apostar de una forma contundente por las energías renovables y la sostenibilidad es uno de los grandes dilemas a los que se enfrentan directivos y empresarios: es fundamental accionar ahora para ver los resultados en el futuro.

Sin temor a este dilema, varias empresas productoras de alimentos han decidido utilizar tecnología y procesos sustentables.

El futuro en la empresa de alimentos

Como ejemplo claro de tecnología sustentable es posible ver entonces que el cuidado ambiental y la sostenibilidad se fusionan con la innovación tecnológica.

En la industria de los alimentos, particularmente, se están desarrollando proyectos tecnológicos vinculados directamente con la sustentabilidad que traen beneficios a mediano y largo plazo.

Conscientes de la necesidad de la implementación tecnología sustentable en sus procesos, algunas empresas han empezado a desarrollar productos de calidad calidad pero con menor inversión de tiempo y dinero.

Además del caso de las MiniDest de Porta Hermanos, se encuentra otra implementación tecnológica sustentable en la industria alimentaria relacionada con la gestión del ciclo del agua.

Este desarrollo incluye la compra y captación de este recurso, su potabilización y tratamiento integral e inteligente mediante desarrollos técnicos específicos, para mejorar el proceso de producción en esta industria.

La empresa Arcos Dorados, por ejemplo, pasó la certificación Leed en Argentina, implementando la construcción de sus edificios con mayor eficiencia energética y del agua. De esta forma, ayuda a proteger los recursos que utiliza y genera un espacio sostenible para vivir y trabajar.

Caso de éxito

El caso de la empresa argentina Porta Hermanos, radicada en la provincia de Córdoba, es un claro ejemplo del tipo de organizaciones que tiene presente el cuidado del ambiente junto a una manera inteligente de producir:
– Reciclan los recursos para convertirlos en subproductos. De esta forma, cada elemento es aprovechado al 100% reduciendo drásticamente la generación de desechos o material descartable. Es así que toda su producción se reutiliza y se convierte en subproductos: alcohol, vinagres, bebidas alcohólicas y otros derivados. El funcionamiento y enfoque de esta organización hacen de la empresa un ejemplo a seguir. Se destaca el tipo de tratamiento que dan a sus recursos, el procesamiento y control al que son sometidos y el resultado final de muy alta calidad.
– Desarrollan mini destilerías llamadas Porta Minidest de forma modular, pueden ser operadas de manera remota y producen energía limpia.

Este es uno de los casos que muestran cómo las empresas son cada vez más conscientes de la necesidad de sumar a sus actuales procesos de producción elementos que están mediados por la tecnología. El motivo es economizar en sus procesos y, a la vez, darle valor agregado a la fabricación.

Un valor agregado vinculado con mejores tiempos de producción, calidad constante en el producto final y reducción al máximo de consumos innecesarios, gracias a la eficiencia y eficacia de la tecnología integrada a la industria.

Por Julián Rimeri, Analista de Investigación y Desarrollo. Micriobiólogo, doctorado en Ciencias Químicas. Experiencia en investigación de Ciencia y Tecnología de Alimentos, participando en grandes proyectos de Investigación. Docente de la carrera de Ingeniería Química.




Relacionado

Te podría interesar