La alimentación del futuro se basará en la nutrigenómica

 |   mayo 7, 2020
La alimentación del futuro se basará en la nutrigenómica


La Fundación del Observatorio de Prospectiva Tecnológica e Industrial (OPTI), en el que participa el Ministerio de Industria de España, presentó el estudio ‘Nutrigenómica, Alimentación y Salud’, el cual contó con la participación de 72 expertos que mostraron cómo será la investigación alimentaria en las siguientes décadas.

De acuerdo con la institución, este nuevo campo de investigación, denominado nutrigenómica, estudia las interacciones entre los alimentos y las características genéticas de las personas.

 

Nutrigenómica será tan barato como una prueba de sangre

 

Ana Morato, presidenta de la OPTI, comenta que “en pocos años, secuenciar el genoma de cada persona será tan barato como un análisis de sangre”.

“Al mismo tiempo, la investigación en los compuestos bioactivos –presentes de forma natural en muchos alimentos– irá descubriendo su influencia en determinados genes. El nexo de unión entre ambos fenómenos es el hecho de que muchas enfermedades tienen un componente genético”, añade.

Amelia Martí, Investigadora del Departamento de Ciencias de la Alimentación, Fisiología y Toxicología de la Universidad de Navarra, señala que “entre 25% y 70% de las enfermedades podrían evitarse con una alimentación adecuada”.

Añadió que el concepto de alimento está cambiando, y que a su función tradicional como gastronomía y nutrición, se le sumará la capacidad como medicamento. “Los alimentos funcionales -gracias al conocimiento del ADN de la persona- ayudarán a su desarrollo, procesos metabólicos y rendimientos físico y cognitivo”, explica la científica.

Según este informe, el estilo de vida será clave en el rumbo que tome la nutrigenómica, y el aspecto físico animará a estudiar los factores genéticos y nutricionales con efectos estéticos.

 

Marcadores genéticos

 

El estudio expone que hasta 2014 los avances irán en la línea de descubrir marcadores genéticos para identificar compuestos bioactivos benéficos.

Dicha información será útil para analizar aspectos de la industria alimentaria como la absorción, el metabolismo y la toxicidad de estos materiales, además de que antes de su explotación comercial se experimentaría con ellos in vitro e in vivo.

José Carlos Quintela, Director de Investigación y Desarrollo de Puleva Biotech, afirma que “el gran salto tecnológico serán los alimentos funcionales”.

Algunas de las conclusiones de la exposición presentada por la OPTI son que el futuro dibujado por los expertos dependerá de cambios legales que faciliten la creación de alimentos funcionales.

Un peligro es el rechazo de los consumidores, pero el uso de organismos modificados genéticamente para combatir enfermedades podría ser un buen banderín de enganche, rebajando la desconfianza actual.

Con información de Público.es


Autor

Carlos Juárez


Relacionado

Te podría interesar