Declaraciones nutricionales: la pauta para construir dietas saludables

Las declaraciones nutricionales en el etiquetado frontal de alimentos deben ser claras, completas, expresarse de forma directa, de fácil interacción y con un formato estandarizado que oriente la elección y conducta del consumidor.

 |   octubre 7, 2021
declaraciones-nutricionales


El desafío actual de la industria alimentaria se centra en la búsqueda de elementos diferenciadores o valores  añadidos que otorguen un “plus” a sus productos alimenticios. Uno de estos elementos es el etiquetado a través del uso de declaraciones nutricionales.

De manera general, la  legislación  sobre  el  uso  de  declaraciones nutricionales y  la  regulación  del  etiquetado  pretende:

  • Informar sobre el contenido de nutrimentos del producto preenvasado.
  • Aumentar el nivel de protección para los consumidores.
  • Mejorar el comercio internacional de productos.
  • Promover y proteger la innovación en el sector alimentario.

“Actualmente los consumidores no tienen una educación técnica particular, pues no comprenden y no hacen un buen uso de la tabla nutricional. En la mayoría de los países es muy parecida, ya que se toma como referencia a la Food and Drug Administration (FDA)”, advierte en entrevista para The Food Tech, Carlos Leoncini, Licenciado en Tecnología Industrial de los Alimentos. 

“En su mayoría se ha tomado esa tabla nutricional con algunas modificaciones, sin embargo “la porción” es un aspecto que varía un poco de país en país, y de alimento a otro. Y esta es una característica que el consumidor no comprende en su totalidad”, añade.

El especialista explica que la tabla nutrimental siempre está en función de una porción, la cual no es única ni fija en todos los alimentos. De igual manera, otro punto que no es claro para el consumidor es el valor diario recomendado.

¿Cuál es la importancia de leer las declaraciones nutricionales?

De acuerdo con las directrices del Codex Alimentarius, los principios para el etiquetado nutricional se basan fundamentalmente en tres aspectos:

  1. Declaración de nutrientes: La información que se facilite tendrá por objeto suministrar a los  consumidores  un  perfil  adecuado  de  los  nutrientes  contenidos  en  el  alimento  y que  se  considera  son  de  importancia
  2. Información nutricional  complementaria: Variará  de  un  país  a  otro  y,  dentro  de  cada  país,  de  un  grupo  de población  a  otro  de  acuerdo  con  la  política  educacional  del  país  y  las  necesidades  de  los grupos a los que se destina.
  3. Etiquetado nutricional: No deberá dar a entender deliberadamente que los alimentos presentados con tal etiqueta tienen necesariamente alguna ventaja nutricional con respecto a los que no se presenten así etiquetados.

“Es cierto que el consumidor en los últimos años y por distintos motivos, ha hecho una lectura un poco más detenida de la etiqueta, sobre todo de las calorías, pero no siempre del valor nutricional. Y es aquí donde se producen confusiones a veces por las estrategias de marketing”, apunta Leoncini.

“Se están sobre valorando algunos productos como las bebidas alternativas a las leches, la regulación indica que son bebidas vegetales, pero el consumidor las llama leches vegetales y las compara con la leche de vaca. Por lo tanto, se está poniendo un producto de menor cantidad proteica al lado de uno que es más alto y rico en proteína”, agrega el especialista.

“Aunado a la realidad que viven distintos países, sobre todo latinoamericanos, en donde se observan diferentes grados de desnutrición y pobreza. Por lo tanto, la responsabilidad que tienen las agencias de publicidad o los especialistas en marketing en promocionar este tipo de productos debe ser muy clara”, enfatiza.

Te puede interesar: Declaración nutrimental, estas son sus funciones

¿Cómo hacer etiquetas claras y transparentes?

De acuerdo con el especialista, se deben tomar en cuenta varios aspectos:

  • Se deben promocionar los atributos más evidentes en la tabla nutricional. Es decir, muchos productos son bajos en calorías y esto ya es un atributo o muchos de ellos no contienen lactosa porque son vegetales. De igual forma, mencionar a todos los micronutrientes es importante.
  • Hay un concepto que ni la industria de alimentos ni el Estado lo están enfocando de manera correcta y tiene que ver en pensar más en dietas saludables y no en alimentos saludables.
  • Si nos centramos en los alimentos que son saludables con una definición académica y estricta, sólo están las frutas y verduras. Por lo tanto, es mejor pensar en función de dietas, las cuales están constituidas por una variedad de alimentos.
  • Se puede generar confusión en algunos segmentos como los éticos o de conciencia animal como los productos vegetarianos o veganos, pues a veces el consumidor no sabe cuáles son las cualidades de las proteínas y las cantidades correctas.
  • Es preciso mantener programas de educación que soporten todos los nuevos diseños de los alimentos que están apareciendo.
  • Se debe trabajar en equipos multidisciplinarios (áreas de calidad, inocuidad, compras, marketing, técnica, etcétera), pues es la mejor manera de no tener excesos al momento de diseñar la etiqueta y siempre bajo los parámetros regulatorios necesarios.
  • Identificar las mejores estrategias para enlazar la información técnica de manera ética y responsable.
declaraciones-nutricionales-consumidor

El empaque juega un papel fundamental. Por ejemplo, la FDA hace énfasis en el tamaño para resaltar algunos elementos como el de las calorías. El problema es la cantidad de información que se coloca en el rotulado frontal, lo cual puede generar confusión en el consumidor.

¿Qué falta en los sistemas de etiquetado frontal en América Latina?

Con los cambios e implementaciones que han tenido algunos países de América Latina en su etiquetado frontal, ¿qué faltaría para mejorar el rotulado y las declaraciones nutricionales? Leoncini dice que existen puntos importantes a destacar:

  • Lo que habría que hacer de manera continua son investigaciones de mercado para saber cuánto está entendiendo el consumidor.
  • El tema de la porción es fundamental, pues a veces para el consumidor convertir o hacer cálculos frente al anaquel no siempre es fácil. Por ello es importante que las autoridades sanitarias revisen periódicamente el tamaño de las porciones.
  • En algunos alimentos con alto contenido graso, la FDA ha reducido las porciones, de lo contrario la población consumía aún más.
  • Todo debe ir asociado al cuidado de la salud de la población porque no sólo se trata de la comercialización de los productos, sino también de informar y dar recomendaciones claras en la etiqueta.
  • La etiqueta por sí misma nunca va a ser una herramienta de solución definitiva. Tiene que estar acompañada de educación y esto significa, crear programas integrales donde intervenga el Estado en todos los niveles.
declaraciones-nutricionales-alimentos-preenvasados

El primer principio general de la Norma General para el Etiquetado de los Alimentos Preenvasados del Codex Alimentarius establece que los alimentos preenvasados no deberán describirse ni presentarse con una etiqueta o etiquetado en una forma falsa, equívoca o engañosa.

¿Cómo serán las etiquetas y las declaraciones nutricionales en el futuro?

“Las empresas se van a seguir adaptando a los cambios que se presenten en torno al packaging con información más detallada. Por ejemplo países como Chile y Ecuador, el sistema de semáforo nutricional ya está funcionando”, indica el tecnólogo en alimentos.

“Por otro lado, el consumidor seguirá guiándose por sus preferencias y propias percepciones de lo que para él es saludable o no. Un cambio en el etiquetado frontal no garantiza que haya un cambio de hábitos o variación en su dieta”, subraya.

“Las estadísticas indican que cada vez se come más y, a la vez, se consumen alimentos que no son saludables. El etiquetado es una buena herramienta y todos los países latinoamericanos han tomado como ejemplo este sistema, pues está basado en el Codex Alimentarius, lo que hace falta son indicadores que muestren los resultados”, expresa.

Pero, ¿cómo se avanzará en el tema y cómo serán las etiquetas en el futuro? De acuerdo con Leoncini, las características son las siguientes:

  • Ya hay una clara tendencia en el uso de envases sustentables.
  • En los estudios y en las investigaciones de marketing se observa el reemplazo de plásticos por envases de papel que además sean reciclables.
  • La tecnología será un factor fundamental para el packaging, pues en las etiquetas ya se empiezan a usar los códigos QR por ejemplo o, bien, etiquetas que pueden mostrar una imagen tridimensional para proporcionar más información.

¿Cómo impactará en el consumidor una imagen viva en movimiento en lugar de una etiqueta estática? Leoncini advierte que desde el punto de vista sensorial y de marketing, el impacto será fuerte. Esto revela que se está abriendo el campo hacia nuevas tecnologías de etiquetado, nuevas prácticas de consumo y una revolución en la “experiencia de compra”.



Autor

Griselda Vega

Periodista con más de 15 años de experiencia en la elaboración y edición de contenidos, investigación y desarrollo de segmentos editoriales. Especialista en fuentes de salud, nutrición, negocios, packaging, industria de alimentos y bebidas.


Relacionado

Te podría interesar