El lenguaje dificulta comunicar las declaraciones de propiedades saludables en envases de alimentos y bebidas

Las declaraciones de propiedades saludables deben presentarse de manera que los consumidores quieran leerlas y comprenderlas.

 |   diciembre 29, 2021
Declaraciones de propiedades saludables en envases de alimentos y bebidas


Las diferencias culturales y lingüísticas entre los Estados miembros de la UE dificultan la armonización de la comunicación de declaraciones de propiedades saludables en el envase en el ámbito de alimentos y bebidas. Esto es de acuerdo con la última actualización de Health Claims Unpacked, un proyecto de investigación financiado por EIT Food en toda la UE y fundado en 2019.

Renuencia a las declaraciones de propiedades saludables

Muchos fabricantes se muestran reacios a utilizar declaraciones de propiedades saludables en el envase para evitar referencias demasiado complicadas y las diferencias en cómo se aplica la regulación en diferentes países. Estas opciones de etiquetado dan como resultado que los consumidores reciban menos información sobre el valor nutricional de sus alimentos.

Según los expertos, las declaraciones de propiedades saludables deben presentarse de manera que los fabricantes deseen utilizarlas. Y para que esto suceda, deben presentarse de manera que los consumidores quieran leerlas y comprenderlas.

Los consumidores que no comprenden el valor nutricional de sus alimentos pueden socavar su salud a largo plazo. También es necesario realizar más trabajo en general para educar a los consumidores de que estas declaraciones de propiedades saludables están respaldadas científicamente y reguladas, por lo que no se perciben solo como ‘trucos de marketing’”.

El investigador principal del proyecto, Rodney Jones, señala: “Esperamos que este proyecto inicie un diálogo entre reguladores y fabricantes. Sobre cómo un reglamento puede hacerse más sensible a las necesidades de los consumidores en diferentes jurisdicciones”.

Consideraciones culturales en las declaraciones

Según la investigación de Health Claims Unpacked, las ideas culturales sobre la comida y la alimentación afectan la forma en que los consumidores responden a las declaraciones de propiedades saludables. En Francia, por ejemplo, el concepto de comida se centra principalmente en el placer de comer, por lo que los consumidores franceses están menos interesados ​​en la nutrición a este nivel.

Más bien, solo intentarán tener una dieta equilibrada en general. Por otro lado, un fabricante polaco nos dijo que, en Polonia, el placer de la comida se trata más de cocinar que de comer, por lo que la comida puede ser mucho más funcional en este sentido.

Por esta razón, los consumidores polacos están más interesados ​​en las declaraciones de propiedades saludables que los consumidores franceses, que son más escépticos con respecto a ellas. En Alemania, existe una falta de interés y escepticismo similar hacia las declaraciones de propiedades saludables de los franceses. Pero esto se debe más al interés en el impacto ambiental y la sostenibilidad.

Te puede interesar: Transparencia en productos de inmunidad y nutrición

etiquetas

Definición de lo que se considera normal

La  traducción de declaraciones de propiedades saludables a diferentes idiomas también puede generar un campo de juego desigual entre las empresas alimentarias europeas.  Sylvia Jaworska, una lingüista que trabaja en el proyecto, señala que la traducción “nunca es una cuestión de correspondencia uno a uno”.

Los investigadores encontraron que los consumidores franceses se centran más en comer, los polacos en cocinar y los alemanes en el impacto ambiental de los alimentos. Lo que influye en la forma en que responden a las declaraciones de propiedades saludables.

Por ejemplo, la palabra “normal” aparece en la versión en inglés de alrededor de dos tercios de las declaraciones de propiedades saludables autorizadas. Como “el potasio contribuye al mantenimiento de la presión arterial normal.

Sin embargo, en muchas de las traducciones oficiales polacas de declaraciones de propiedades saludables, se usa la palabra “saludable” (zdrowy) en lugar de “normal”. Por ejemplo: “Wapń jest potrzebny do utrzymania zdrowych kości” o “El calcio es necesario para mantener la salud huesos.”

La forma en que se usa la palabra ‘normal’ en el idioma científico inglés, es diferente de la forma en que la entienden los hablantes de polaco. Para quienes incluso podría tener una connotación negativa, además se han observado hallazgos similares a partir de los datos húngaros del proyecto. Pues el lingüista húngaro ha dicho que muchas de las traducciones oficiales en Hungría han sido etiquetadas con lenguaje anticuado”.

Lenguaje y estructura de oraciones obsoletos

La redacción actual de las declaraciones de propiedades saludables se basa predominantemente en la naturaleza del inglés de izquierda a derecha y sin inflexiones. En las versiones alemana, polaca y húngara, se ha tenido que considerar que las decisiones que se toman más adelante en una oración tienen efecto sobre las inflexiones hechas anteriormente en la oración.

Si bien esto no ha sido un gran desafío para los desarrolladores, sí revela la naturaleza de cómo se forman las oraciones en la mente. Y cómo ciertas características de un idioma pueden cambiar la forma en que los usuarios abordan la lectura y la escritura.

El proyecto Health Claims Unpacked también está investigando cómo el color y el diseño afectan la comprensión de los consumidores europeos sobre las declaraciones de propiedades saludables. En diferentes países, ellos respondieron de manera diferente cuando se reformularon las declaraciones de propiedades saludables autorizadas.

Te puede interesar: Actualizarán declaración de contenido de nutrientes saludables en envases alimentarios



Autor

Guillermina García

Periodista especializada. Más de 10 años de experiencia en sectores como logística, negocios, industria plástica, tecnologías de la información, industria de alimentos y packaging.


Relacionado

Te podría interesar