Cinco tendencias en el packaging para envases de alimentos

Las tendencias en el packaging para el envasado de alimentos recogen aspectos como las 3 R´s como un camino viable hacia la sostenibilidad.

 |   enero 6, 2022
packaging alimentos


Las tendencias en el packaging para envases de alimentos vienen con fuerza. Principalmente por los cambios legislativos y la demanda del consumidor relacionada con la sostenibilidad y la circularidad.

La reciente exposición a información pública del Real Decreto de Envases y Residuos de Envases, está impulsando una tendencia hacia la circularidad de los envases y su sostenibilidad. Dicho proyecto fue redactado con la idea de impulsar la reducción del consumo de envases y la reutilización, además del reciclado y la inclusión de material reciclado en envases.

La forma de hacerlo será a través de medidas concretas que afectarán a:

  • Envasadores
  • Distribución
  • Fabricantes
  • Poseedores de envases
  • Administraciones
  • Consumidor

Entre otros aspectos, se marca una reducción de peso de los residuos de envases producidos del 13 % en 2025 y del 15 % en 2030 frente a los generados en 2010. Y conseguir que todos los envases sean 100 % reciclables para 2030 y, si es posible, también reutilizables.

Te puede interesar: Este es el futuro de los envases

Tendencias en packaging para envasado de alimentos

1. Disminución del peso del material empleado

La disminución de peso de los envases ha sido desde siempre una línea de trabajo para las empresas, tanto por motivos económicos como medioambientales. Actualmente, se están introduciendo envases que buscan reducir la cantidad de material en relación con la cantidad de producto contenido.

Esto son los “bag inbox”, o cajas de cartón que incluyen una bolsa plástica que permite la dosificación del producto. Este tipo de formato estaba extendido en el sector horeca, pero ahora da el salto a los lineales.

2. Materiales de envase que favorecen la reciclabilidad

Distintas empresas han lanzado materiales de envase y envases, fabricados con monomateriales 100%, apoyándose en distintas tecnologías como la laminación o el uso de la biorientación en su proceso de transformación. Cuando buscan barreras medias y altas, el uso de la poliamida (PA), o del EVOH, aparecen como alternativas.

Incluso, se han desarrollados distintos proyectos con el objeto de ajustar las cantidades de EVOH, y de PA, para que estas sean compatibles con los flujos de reciclado del polietileno (PE). Así como en el uso de adhesivos que favorezcan la compatibilización de los distintos materiales durante el proceso de reciclado.

3. El papel y cartón como material alternativo

El papel y cartón siempre han formado parte del envase de alimentos, pero ha sido en el último año, con la posible entrada en vigor del “impuesto al plástico virgen no reutilizable”, cuando los ojos se han vuelto hacia él.  Alternativas con el objetivo de disminuir el uso de laminados plásticos sobre papel están ya en el mercado, la mayoría de ella basadas en dispersiones acuosas, buscando que estos recubrimientos no alteren la reciclabilidad del papel.

Por otra parte, se están comercializando desarrollos que incorporan al cartón rígido un material plástico que facilita el sellado del envase y que lo dota de propiedades barrera a gases, así como una impermeabilización frente a la humedad. Estos desarrollos permiten la fácil separación del plástico y el cartón mediante un proceso de deslaminación, por parte del consumidor.

packaging-tendencias

4. Introducción del reciclado químico en el sector de alimentación

La existencia de procesos autorizados para el reciclado del PET y su incorporación, como material apto para el contacto con alimento, ha supuesto una rápida incorporación en materiales de envase, principalmente botellas y bandejas. Recientemente el reciclado químico se ha convertido en una alternativa comercial, con grados de la empresa Repsol hacia el sector de las poliolefinas.

5. Materiales compostables

El material compostable poco a poco está entrando en los lineales, aunque a un paso más lento de lo previsible. Las principales aplicaciones son el menaje (vasos, cubiertos, platos etcétera), así como las cápsulas de café, bolsas para el envasado de frutas y verduras, y bolsas para contener residuos orgánicos, destinados al contenedor marrón.

Este año se han visto en el mercado europeo aplicaciones más complejas, como son las bolsas de patatas fritas del grupo Apex, que, según sus indicaciones, están compuestas a partir de materiales compostables.

Te puede interesar: Califican de alarmante el no priorizar los envases reutilizables

 



Autor

Guillermina García

Periodista especializada. Más de 10 años de experiencia en sectores como logística, negocios, industria plástica, tecnologías de la información, industria de alimentos y packaging.


Relacionado

Te podría interesar