5 claves del diseño de empaque como herramienta de venta

 |   febrero 22, 2021
Diseño de empaque: 5 consejos para vender más


El diseño de empaque tiene que ayudar a vender y a atraer a un consumidor cada vez más ocupado. Es importante informarse de las tendencias actuales a la hora de hacer un buen envase. ¿Cómo es posible conseguir más ventas utilizando el packaging como herramienta? En este artículo traemos cinco consejos lograrlo.

Te puede interesar: Tendencias en packaging 2021: empaques y envases en la industria alimentaria

1. Añadir humor al diseño de empaque

El humor tiene cuatro componentes fundamentales que influyen en el comportamiento del consumidor:

  • Vende
  • Llama la atención
  • Intensifica las emociones positivas
  • Intensifica la intención de compra

Si un envase hace sonreír a los consumidores, asociarán una emoción positiva al producto y marca. Esto es importante ya que la gente busca sentirse bien. Jugar con el subconsciente consigue hacer vender más a través de un empaque.

Un buen ejemplo es el Vino Loco, elaborado por Bodegas Canopy con uvas 100% Garnacha blanca de viñedos viejos cultivados de forma tradicional en vaso. Los artífices de este vino se volvieron locos cuando encontraron una viña de Garnacha Blanca de más de 65 años, un hallazgo inusual en las tierras de Toledo. Siete años de trabajo e ilusión dedicados a entender una variedad difícil y delicada han dado lugar al blanco soñado: complejo, elegante y con una profundidad que lo coloca en la categoría de lo excepcional.

Vino Loco, un ejemplo de humor en el diseño de empaque.

Te puede interesar: 5 claves del diseño gráfico de envases

2. Generar un elemento sorpresa

Para llamar la atención del consumidor hay que pensar “fuera de la caja”. Elegir un elemento sorpresa para el empaque, algo que no es usual, puede ser la pieza fundamental. El ser humano es curioso por naturaleza y cuando ve algo que destaca sobre el resto, no puede hacer otra cosa que investigar. Un envase tiene que ser distinto al de la competencia para poder vender más. La forma de un envase tiene una gran influencia sobre el valor que el consumidor percibe. Una forma original del embalaje o el uso de materiales poco convencionales le estará dando un mensaje a tus clientes.

Un buen ejemplo son los saquitos de té de origami de Green Berry Tea. Este packaging creativo presenta una caja con diseño minimalista y aves de origami. No obstante, lo más atractivo es la forma de las bolsas de té. A medida que el té infunde, la bolsa va tomando forma y el pájaro se despliega. Fue creado por la diseñadora Natalia Ponomareva. Cualquiera espera ver una bolsa de té cuadrada con el té en su interior, pero nunca con forma de origami. El resultado es que convierte hacer té en algo realmente bello que llama muchísimo la atención.

Diseño de empaque con factor sorpresa: saquitos de té de origami de Green Berry Tea

3. Crear un diseño de empaque reutilizable

¿Quién no ha usado de pequeño un envase de yogur para colocar lápices? Si incluimos una pequeña guía de cómo transformar un empaque en algo más, podemos llegar a más consumidores. Esta estrategia también responde al aumento de la tendencia por buscar envases sostenibles y amigables con el medio ambiente. Ya es un hecho de concienciación con nuestro entorno. Hoy en día el consumidor quiere sentirse cómodo con aquello que compra. Esto abarca desde el producto en sí hasta el propio embalaje que lo contiene. Usar materiales reciclados o biodegradables brinda un mensaje “ecofriendly” que hoy vale oro. También cobra cada vez más importancia todo lo hecho a mano (hand made). Existen ciertos materiales que se pueden emplear para darle ese estilo al packaging. Un ejemplo de empaque reutilizable es Cavallum, la caja de vino convertible en lámpara.

El estudio de diseño Ciclus, radicado en Barcelona, ha desarrollado un packaging que puede convertirse en lámpara de mesa. Cavallum consiste en una caja de vino que ofrece la posibilidad de ser utilizada además a modo de cofre de luz. Fabricado en cartón 100% reciclado, madera certificada de repoblación controlada y cordón de algodón natural, el estuche cuenta con todo lo necesario para montar la fuente de iluminación: bombilla, casquete y cable de alimentación.

Diseño de empaque reutilizable: Cavallum, la caja de vino convertible en lámpara.

4. Diseñar con vista al futuro

El mayor desafío a la hora de diseñar un empaque para vender más es la fina línea entre innovación e identificabilidad. Es importante asegurarse de hacer un packaging estándar que funcione bien y que sea fácilmente modificable para promociones o temporadas (Navidad, Verano, etc.). Esto permitirá el ahorro de dinero en diseño y fabricación. Además, es importante que todo el packaging siga una misma línea de diseño para que sea identificable con la marca.

5. Contar una historia sobre el producto

Hay muchas marcas que piensan en diseños creativos y divertidos para darles a los consumidores una pista de lo que encontrarán en el interior de dicho packaging. A través de las formas, el diseño o los materiales, el embalaje tiene que contar algo sobre el producto que habrá en su interior. Un ejemplo se encuentra en uno de los sectores más predilectos, el del aceite de oliva.

La marca de aceite de oliva Premium Five, de World Excellent Products S.A., intenta emular el envase de un perfume, dando a entender que “aquello que encontrarás en el interior es puro oro”. En 2013 fue elegido como uno de los mejores diseños internacionales de envases para el aceite de oliva del mundo.

 

Contar una historia: el aceite de oliva Premium Five, de World Excellent Products S.A., intenta emular el envase de un perfume.



Autor

Redacción THE FOOD TECH

Equipo editorial de THE FOOD TECH conformado por periodistas especializados en la industria alimentaria, tecnología, procesos, empaques e ingredientes alimenticios.


Relacionado

Te podría interesar