El papel de la química en los alimentos

Las diversas aplicaciones de la química en la alimentación constituyen una de las más importantes contribuciones de la ciencia a la mejora de la calidad de vida.

 |   octubre 4, 2021
química en alimentos


La química de los alimentos es un ámbito del conocimiento que estudia el detalle de las sustancias químicas que forman parte de los productos alimenticios. Ya sea por su composición original, por los ingredientes añadidos o por los procesos de preparación o producción que se dan en ellos.

Incluye también el comportamiento de esas sustancias durante toda la vida útil del producto. Desde su fabricación o su recolección hasta la propia digestión en el organismo, pasando por las etapas de almacenamiento, procesado, cocinado, envasado, etcétera.

La mayor parte de los componentes químicos de los alimentos son los que se conocen como nutrientes, sustancias indispensables para nuestra vida y buen estado de salud.  Los hidratos de carbono, las grasas, las proteínas, las sales minerales, la fibra, las vitaminas y, por supuesto, el agua son los compuestos químicos que el organismo utiliza para realizar sus funciones vitales.

Aportes de la química en el desarrollo de alimentos

Las diversas aplicaciones de la química en la alimentación constituyen una de las más importantes contribuciones de la ciencia a la mejora de la calidad de vida. A continuación compartimos las más destacadas:

1.Productos agroquímicos

Para que lleguen a la cocina los alimentos, de buena calidad, sanos y a precios asequibles, es necesario cuidar las plantas, obtener buenas y abundantes cosechas, criar un ganado sano y bien alimentado y proteger los productos recogidos durante su almacenamiento y transporte para que conserven sus condiciones nutritivas. Para lograr todo esto, se ha recurrido a la química.

Está demostrado que la aplicación de avanzadas técnicas químicas es esencial para atender las necesidades de los agricultores. Sin estas técnicas, no sólo no sería posible hacer frente a las necesidades del crecimiento puramente vegetativo de la población, sino tampoco a los cambios nutricionales que se esperan.

Sin la aportación de la química para multiplicar el rendimiento de las cosechas, sin los productos para protegerlas de todos los agentes nocivos, sin las redes de frío, los aditivos y los envases que nos permiten mantener las propiedades nutritivas de los alimentos, no podrían atenderse las necesidades alimenticias  de los consumidores.

2. Conservación de los alimentos

Los alimentos como hortalizas, verduras,  tomates,  trigo,  frutas,  carnes, pescados recorren un largo camino para llegar a los platos  de los consumidores. En ese traslado están al acecho bacterias, hongos, insectos y roedores dispuestos a acabar con ellos. Sin contar con el efecto de los gases del aire, la humedad o la falta de ella, el frío y el calor o la acción de la luz, que pueden alterarlos y descomponerlos.

La química puede contribuir a la conservación de los alimentos a través de los principales  aditivos alimentarios. Los cuales son una poderosa herramienta para la protección de la salud y la conservación de los alimentos. Como la paleta de la que disponen los cocineros para hacer más agradable el aspecto y el sabor de los alimentos.

3. Manejo del frío

Una  vía  de  ayuda  de  la  química  para  la conservación de los alimentos consiste en la posibilidad de conservarlos y transportarlos en frigoríficos, preservando sus propiedades y alargando su vida. Tanto en los mataderos, como en los grandes almacenes y las tiendas para terminar finalmente en los frigoríficos y neveras domésticas

4. Envases inteligentes con atmósferas protectoras

Los envases inteligentes son capaces de absorber el oxígeno y retirarlo del interior. Y otros que están formados por materiales  sensibles a  la  temperatura y presentan cambios abruptos de permeabilidad a los gases en función de la temperatura alcanzada.

Estos recipientes deben ser ligeros y resistentes y los hay compuestos por numerosas capas de film diferentes. Cada una con funciones y propiedades específicas como la permeabilidad selectiva a gases como el anhídrido carbónico o el oxígeno.

Te puede interesar: Reducción de azúcar, un objetivo claro para la industria



Autor

Guillermina García

Periodista especializada. Más de 10 años de experiencia en sectores como logística, negocios, industria plástica, tecnologías de la información, industria de alimentos y packaging.


Relacionado

Te podría interesar