Los riesgos de seguridad a los que se enfrenta la industria alimentaria

 |   marzo 24, 2021
seguridad-alimentaria
Seguridad alimentaria
seguridad-alimentaria


La Unión Europea desarrolló una estrategia para la identificación de riesgos emergentes en la industria alimentaria, así como la alimentación humana y animal. Dichos riesgos son derivados del contacto con un peligro nuevo al que ha existido una exposición significativa o una nueva exposición o un incremento de la susceptibilidad a un peligro conocido.

En este sentido, la Unidad de Riesgos Emergentes de la EFSA (European Food Safety Authority, agencia de la UE responsable de la identificación y caracterización de los riesgos alimentarios) ofrece apoyo directo para la detección de estos riesgos. Así como la Red EREN (Emerging Risks Exchange Network) de EFSA que se encarga de intercambiar esta información entre la Comisión Europea y los Estados miembros.

Y es que tras 10 años de historia de la red EREN se han estudiado miles de señales, con lo que se ha identificado unos centenares de señales potenciales, que se sometieron a un filtrado secundario para quedar reducidas a varias decenas, mayoritariamente contaminantes químicos y peligros microbiológicos.

Enfermedades emergentes, peligros nuevos

La Organización Mundial para la Salud Animal (OIE) indica que el 60% de los patógenos humanos son de origen animal y que el 75% de las enfermedades animales emergentes pueden trasmitirse a los humanos. Por lo que en los últimos 30 años han aparecido más de 40 nuevos agentes patógenos, causantes de enfermedades en humanos, animales o transmitidas entre ambos.

En el caso de los animales, más de tres cuartas partes afectan a varias especies y el 40% incluye a la especie humana entre sus hospedadores potenciales. El 15% afecta sólo al hombre y a los animales; el 20% al hombre y a los animales silvestres; y el 40% al hombre y a los animales domésticos y silvestres.

Se ha identificado que estos agentes patógenos que causan enfermedades emergentes y reemergentes en humanos son:

  • bacterias (32%)
  • helmintos (26%)
  • hongos (17%)
  • virus (16%)
  • protozoos (9%)

¿Se puede contener estos riesgos?

Sobre la contención los riesgos, el portavoz de EREN Juan José Badiola asevera que “el problema más importante en la actualidad es el desarrollo de resistencia antimicrobiana”, lo que podría repercutir en una carencia progresiva de antibióticos y otros medicamentos efectivos.

Las zoonosis alimentarias ocasionan enfermedades humanas y notables pérdidas económicas a los productores de alimentos y cada año afectan a más de 300.000 personas en la UE. Tal y como señala el representante en España de la Red EREN, “la protección de la salud frente a las zoonosis es un objetivo en todo el mundo y muy en particular en la Unión Europea”.

Algunas de las enfermedades zoonóticas que son motivo de preocupación para Badiola son:

  • Hepatitis E: causada por un virus que se transmite por el consumo de productos del cerdo o jabalí crudos o poco cocinados.
  • Fiebre de Crimea-Congo: causada por un virus transmitido por garrapatas que ya ha causado fallecimientos en España.
  • Fiebre del Valle del Rift: virus africano que se transmite por vectores, por contacto o consumo de animales infectados.

Te puede interesar: Claves para la industria alimentaria frente a la nueva realidad del consumidor




Relacionado

Te podría interesar