El entovegetarianismo y los insectos reciben luz verde en Reino Unido

El entovegetarianismo busca posicionarse como una alternativa de alimentación más sostenible y con un menor impacto ambiental.

 |   enero 13, 2023
entovegetarianismo


Woven, la empresa defensora del consumo de insectos, logró una victoria en su lucha para que la proteína de insectos sea reconocida como parte de la cadena alimentaria humana. Por lo que el entovegetarianismo podría recibir un impulso en los próximos años.

Después de varios problemas posteriores al Brexit, el cabildeo de Woven ante el Parlamento de Reino Unido aceptó la seguridad y el valor inherentes de los insectos. Esto resultó en un acuerdo que potencialmente prepara el camino para que la proteína de insectos se convierta en una industria primaria.

Después del Brexit, el sector estuvo en el limbo con respecto al estado legal de los insectos comestibles en aquella región, al tiempo que Woven apelaba que los insectos son seguros para comer y puedan ser parte de un cambio futuro que verá un número creciente de entovegetarianos en todo el mundo.

El Parlamento acordó abrir el mercado para productos que contienen varios insectos comestibles diferentes, incluidos:

  • Gusanos de la harina
  • Saltamontes
  • Grillos
  • Langostas

Tras un debate en la Cámara de los Comunes, el Parlamento acordó dar luz verde a las medidas transitorias de insectos comestibles en Reino Unido.

La huella ambiental de los insectos de granja es generalmente mucho menor que la ganadería, varios de nuestros miembros están trabajando con socios para llevar a cabo evaluaciones del ciclo de vida para demostrarlo”, explicó Nick Rousseau, fundador de Woven.

Te puede interesar: Apocalipsis de insectos eliminaría los alimentos de las dietas saludables

Los insectos como nueva fuente de alimentos

Tras la aprobación limitada del gobierno de Reino Unido, Rousseau ya tiene planes de llevar proteínas de insectos a la Unión Europea. Esto después de que se diera a conocer el acuerdo de que el consumo de insectos por ahora solo cubre siete variedades:

  • Gusano de la harina menor (larvas de Alphitobius diaperinus)
  • Grillo doméstico (Acheta domesticus)
  • Gusano amarillo de la harina (Tenebrio Molitor)
  • Grillo anillado o decorado (Gyllodes sigallatus)
  • Saltamontes de aves / langosta del desierto (Schistocerca gregaria)
  • Langosta migratoria (Locusta migratoria)
  • Mosca soldado negra (larvas de Hermetia illucens)

Estamos convencidos de que los insectos comestibles son muy seguros y nutritivos, pero el hecho de que estén categorizados como nuevos alimentos crea una barrera enorme y costosa para el comercio”, continuó Rousseau.

El dossier para Acheta Domesticus que preparó Woven con el apoyo de BIFF tiene más de 100 páginas y requirió pruebas y análisis de laboratorio a medida con un costo de alrededor de 105 mil dólares. Estos costos resultan principalmente de establecer la seguridad del consumo de esta nueva proteína.

La humanidad se enfrenta a una amenaza significativa en forma de cambio climático y esto debe equilibrarse con el bajo riesgo de que alguien se enferme por comer un producto que contiene un insecto comestible.

Si los insectos y las plantas son mejores para el medio ambiente que la carne, entonces ofrecer más formas de obtener su proteína puede contribuir a un mundo más sostenible”, concluye Rousseau.

entovegetarianismo

Tras un debate en la Cámara de los Comunes a principios de esta semana, el Parlamento acordó dar luz verde a las medidas transitorias de insectos comestibles en Reino Unido.

¿De qué va el entovegetarianismo?

El entovegetarianismo es una dieta vegetariana con la versatilidad de incluir insectos como proteína alternativa. Esta forma de alimentación puede variar en rigurosidad dependiendo de los alimentos de origen animal que acepta el individuo.

Estos van desde la miel hasta el pescado, pero la mayoría de los entovegetarianos se abstienen de lácteos y huevos. Por ello, los insectos se consideran una buena fuente de proteínas, vitaminas, minerales y grasas saludables.

Esta forma de alimentación surgió en el siglo 19, y su origen se debe principalmente a la influencia de Sylvester Graham, inventor del cracker Graham. En sus escritos, Graham defendía una dieta libre de carne y promovía una alimentación basada en productos vegetales.

En la década de 1850, los miembros del American Vegetarian Society comenzaron a incluir insectos en sus dietas. Sin embargo, fue hasta el año 2000 que la palabra ‘entovegetarianismo’ fue acuñada por el entomólogo y etólogo de Países Bajos Arnold van Huis, quien promovió el consumo de insectos como una fuente alternativa de proteínas.

Te puede interesar: Este es el panorama en la producción de alimentos a base de insectos



Autor

Redacción THE FOOD TECH

Equipo editorial de THE FOOD TECH conformado por periodistas especializados en la industria alimentaria, tecnología, procesos, empaques e ingredientes alimenticios.


Relacionado

Te podría interesar