X

¡Hola! Bienvenidos a nuestro sitio web THE FOOD TECH


Lo invitamos a que actualice su versión de Internet Explorer, ya que este sitio no es compatible con la versión 11 o anteriores.


Como alternativa le sugerimos utilizar cualquiera de las siguientes opciones para navegar el sitio:

Obtienen bioplástico iridiscente con desechos de algodón y cacao

 |   marzo 12, 2021
insumos-para-empaque
Insumos para empaque
Bioplástico iridiscente


Investigadores del departamento de mejora genética y biotecnología del Instituto de Hortofruticultura Subtropical y Mediterránea ‘La Mayora’ de Málaga, fabricaron un bioplástico iridiscente.

El bioplástico iridiscente es un material sostenible con colores brillantes que varían al detectar una alteración en su composición, con lo que podría emplearse como sensores en el sector alimenticio.

El nuevo bioplástico consigue su estructura mediante la combinación de dos materias primas: celulosa procedente de los restos de algodón y las cáscaras del fruto del cacao. Los cuales se disuelven hasta perder su tonalidad original y quedar prácticamente transparentes.

En ese momento se mezclan y se forma un film con unas características muy similares a los plásticos derivados del petróleo, con la ventaja de que su destrucción no conlleva impacto medioambiental.

Los expertos apostaron por los restos de cacao, concretamente las cáscaras, debido a su naturaleza fuerte y resistente. Esta fruta tropical contiene lignina, un compuesto duro que se halla en la parte leñosa de la planta.

Bioplástico amigable con el medio ambiente

La sustitución de los “petro-plásticos” por materiales ecológicos y respetuosos con el entorno es uno de los grandes retos medioambientales en los que el equipo de investigación del centro mixto del CSIC y la Universidad de Málaga lleva décadas trabajando.

Hace unos años los investigadores crearon un bioplástico a partir de la piel del tomate para recubrir el interior de las latas de conserva de esta fruta.

Con este estudio se crearon compuestos a partir de desechos de celulosa y cacao aplicando la denominada “bioeconomía circular”, basada en emplear un desecho y convertirlo en un material útil.

Para alcanzar estos resultados, los expertos han disuelto ambos compuestos y han generado a pequeña escala finas capas de film similares al plástico.

Con una estructura resistente y colores brillantes debido a la formación de cristales fotónicos en la superficie mediante el replicado de un molde concreto elaborado de óxido de silicio que genera dichas tonalidades.

 




Relacionado

Te podría interesar
Empaques funcionales y amigables con el medio ambiente: cuando menos es más