Reducción de sodio es una tarea desafiante para la industria alimentaria

Reducir la ingesta de sodio disminuyéndolo dentro de los alimentos se ha convertido en un desafío para la industria alimentaria.

 |   julio 4, 2022
reducción-de-sodio


El Instituto de Salud y Nutrición Kerry (KHNI) destacó la prioridad de salud de los gobiernos para la reducción de sodio en todo el mundo para combatir la principal causa de presión arterial alta, lo que lleva a accidentes cerebrovasculares y enfermedades cardíacas y que representa las tasas de mortalidad más altas a nivel mundial.

Los consumidores tienen una mayor conciencia de la salud, impulsando la demanda de productos más saludables. La Organización Mundial de la Salud (OMS) también asesoró a los gobiernos sobre las iniciativas a seguir. Sin embargo, se requiere el compromiso de la industria para marcar una diferencia significativa en el proceso.

La reducción de sodio puede ser muy desafiante. No hay una bala de plata, ni una solución que se pueda aplicar en varios productos y aplicaciones. La salinidad es percibida por el canal iónico que responde al sodio. Este canal de sodio es particular. Por lo tanto, es poco probable que alguna sustancia pueda reemplazar completamente el sodio”, comenta el KHNI.

Te puede interesar: Reducción de sodio de los alimentos procesados, uno de los objetivos de la FDA

Reducción de sodio en alimentos procesados

Los alimentos procesados representan la mayor ingesta de sodio y alimentos para llevar o consumidos fuera del hogar. A nivel mundial, una cantidad significativa de sodio proviene del pan, las carnes procesadas, los productos lácteos y otros alimentos.

La OMS aconseja una ingesta diaria de sal de un máximo de 5g de sal (2g de sodio). Sin embargo, el consumo diario promedio mundial está entre 9-12g de sal, de acuerdo con los datos mostrados por la OMS.

Las enfermedades cardíacas y los accidentes cerebrovasculares se encuentran entre las principales causas de muerte. Ambos empeoran por la presión arterial alta, que a menudo es causada por una alta ingesta de sodio. En Reino Unido se implementó una reducción voluntaria de la sal a principios de la década de 2000, lo que resultó en 9000 vidas salvadas.

sodio

La OMS aconseja una ingesta diaria de sal de un máximo de 5g de sal (2g de sodio).

Un desafío para la industria alimentaria

Para la industria, la innovación continua está en curso en el área. Los métodos comunes utilizados son la reducción sigilosa, las sales minerales, como reemplazar el sodio con cloruro de potasio, y los extractos de levadura, según el KHNI. Otro método estándar es la “alternancia de forma de cristal de sal”. El efecto principal de este enfoque es disolver los cristales de sal en la boca.

Esto implicaría alterar el tamaño y la forma de los cristales de sal para crear una percepción más salada durante el sabor. Un tamaño de cristal de sal más pequeño aumenta las capacidades de adhesión, y la hidrofobicidad es el principal atributo relacionado con el aumento de la percepción de salinidad.

Tailandia adoptó un enfoque similar, con planes de introducir un impuesto sobre los productos salados. Sin embargo, se suspendió ya que la economía necesitaba tiempo para recuperarse después de la pandemia de Covid-19. El departamento de salud de Filipinas también propuso un impuesto más alto. Sin embargo, los legisladores rechazaron eso debido a la falta de interés.

Te puede interesar: Natural y nutritivo: las bases para el desarrollo de productos saludables bajos en sodio



Autor

Redacción THE FOOD TECH

Equipo editorial de THE FOOD TECH conformado por periodistas especializados en la industria alimentaria, tecnología, procesos, empaques e ingredientes alimenticios.


Relacionado

Te podría interesar