Cerveza Victoria desarrolló tortilleros con residuos de la producción de cerveza

Cerveza Victoria presentó una alternativa sostenible al clásico tortillero, dándole un enfoque distinto a un ícono de las mesas mexicanas.

 |   mayo 12, 2022
Tortillero-Cerveza-Victoria


México. – Cerveza Victoria presentó los primeros tortilleros reutilizando los residuos de la industria cervecera: creados con micelio y bio-fabricados a partir del crecimiento de organismos vivos. Con el aumento de desechos plásticos y de unicel, la cervecera busca opciones que apoyen a mitigar el uso de estos materiales dándole una nueva oportunidad.

“Para Cerveza Victoria es muy importante buscar la forma de mejorar todas las industrias de las que formamos parte y esta es una de las muchas propuestas que hoy logramos llevar a cabo: es el inicio para poder dar pie a muchas más acciones que contribuyan con nuestra tierra”, comentó Martin Raygoza, director de Cerveza Victoria.

Las tonalidades blancas de cada tortillero son obtenidas de manera natural por medio del crecimiento de los organismos, esto hace que cada pieza sea única e irrepetible, como la propia naturaleza. Debido a que son compostables, el tiempo de vida de cada uno va entre los 30 días o hasta 4 años, todo depende del tratamiento que se le de.

Te puede interesar: Cerveza Victoria rinde homenaje a las lenguas indígenas con una edición especial

La creación de los tortilleros de Cerveza Victoria

Como parte de la circularidad, la marca buscó crear una alternativa sostenible, la cual se podrá encontrar en varias fonditas de nuestro país, resguardando el calor de unas ricas tortillitas. El proceso de biofrabricación de estos tortilleros consta de cuatro etapas:

  1. La primera se realiza de los residuos de la materia prima, específicamente la cebada. Se recolecta el bagazo, directamente en las plantas de producción.
  2. La segunda etapa es donde se genera la biofabricación. A partir de la siembra de un hongo, y utilizando sus raíces como pegamento natural, los residuos de cebada se transforman en un material moldeable que puede obtener cualquier forma.
  3. Después de su vida útil y entrando en condiciones de erosión (agua, sol y microorganismos) los materiales se pueden compostar en su totalidad en un tiempo aproximado de 30 días.
  4. Una vez que el tortillero está formado, tanto el logo como los detalles rojos son entintados con pigmento de grana cochinilla, colorante natural de origen prehispánico que se da a partir de una plaga domesticada que habita en los nopales.

Te puede interesar: Victoria Cempasúchil le pone sabor al día de muertos



Autor

Redacción THE FOOD TECH

Equipo editorial de THE FOOD TECH conformado por periodistas especializados en la industria alimentaria, tecnología, procesos, empaques e ingredientes alimenticios.


Relacionado

Te podría interesar