X

¡Hola! Bienvenidos a nuestro sitio web THE FOOD TECH


Lo invitamos a que actualice su versión de Internet Explorer, ya que este sitio no es compatible con la versión 11 o anteriores.


Como alternativa le sugerimos utilizar cualquiera de las siguientes opciones para navegar el sitio:

Productos light “engordan” sus ventas

historico
Histórico
Productos light "engordan" sus ventas


El mercado de bebidas bajas en calorías, grasas o cafeína fue de 2,444 millones de dólares. El tamaño del mercado fue de más de 4,700 millones de dólares.

El mercado de alimentos y bebidas light tiene potencial para mantener su crecimiento en los próximos años en México. El mercado de bebidas bajas en calorías, grasas o cafeína en nuestro país ascendió a 2,444 millones de dólares (mdd) en 2010, mientras que el mercado de alimentos reducidos en grasas, azúcar, sal o carbohidratos fue de 2,258 millones de dólares ese mismo año. En total, el tamaño del mercado light en México fue de 4,700 mdd  en 2010.

Casi 40% del portafolio de la industria refresquera mexicana es ocupado por productos con alguna reducción energética o calórica y del volumen total de ventas representan entre 5 y 6%. En el caso de los alimentos, alrededor del 100% de los productos de esta industria tiene su contraparte light.

 

Entre los beneficios más importantes que ofrece este mercado, es el blindaje contra la volatilidad actual del mercado. Los productos light requieren edulcorantes ajenos a la azúcar, o bien, materias primas diferentes a las convencionales.

 

Alan Alanis, analista de J.P. Morgan, señaló que el término light surgió en Estados Unidos. “TaB fue la primera marca de refrescos dietéticos o sin calorías que surgió a finales de los años 60 y principio de los 70; después de ese refresco hubo otros productos como Coca Cola Light”, añadió.

 

Para el especialista, el lanzamiento de productos light al mercado fungió como catalizador para las ventas de empresas del sector. “En México de 2000 a 2010, los refrescos dietéticos o light crecieron 3 veces más rápido que los refrescos regulares”, abundó.

 

“En el futuro, el crecimiento de este mercado se va a sostener o se podría acelerar, esto es favorable para los márgenes ya que los endulzantes artificiales no relacionados con la azúcar o la fructosa, tiene una menor volatilidad y eso le da una mayor estabilidad de márgenes a las compañías”, indicó.

 

Alanis estimó que actualmente menos del 10% del consumo en nuestro país se concentra en bebidas no calóricas y consideró que las principales participantes del mercado son las grandes compañías, ya que ellas cuentan con la capacidad financiera y de infraestructura para invertir en investigación.


Coca Cola, a la cabeza

 

Los dos principales embotelladores de Coca Cola en nuestro país reflejan esta tendencia, en el caso de Coca Cola de México el 40% de su portafolio es de producto light, mientras que Arca Continental tiene una oferta light equivalente al 7% del total de sus bebidas.

 

Emilio Herrera, director general de la Asociación Nacional de Productores y Refrescos y Aguas Carbonatadas (ANPRAC), aseguró que el crecimiento de la industria refresquera mexicana se ha basado en los productos light desde hace dos décadas y en el futuro los esfuerzos se concentrarán en este tema, ya que en los últimos 20 años el consumo per cápita de bebidas con aporte calórico ha incrementado sólo 7%.

 

Precisó que actualmente el consumo per cápita de refresco es de 154 litros por persona al año y el consumo total asciende a 16,000 millones de litros anuales.


También cervezas Light


“Otras de las bebidas importantes en el mercado light son las cervezas”, comentó Alan Alanis, quien recordó que en los años 90 se lanzó la Tecate Light en México. Lo que hizo fue tomar una de las marcas más masculinas y agregarle lo light.

 

“Desde esa fecha las cervezas light han crecido mucho más rápido que las cervezas regulares”, dijo.

 

Consideró que el potencial de crecimiento de las cervezas light está por encima de los dos dígitos, aunque gran parte de su crecimiento no será por ganar participación en el mercado, sino por la “canibalización” de otras marcas.

 

“Si la cerveza light crece 15% y las otras marcas también, eso estaría bien, pero si alguien deja de tomar otra marca de la compañía por consumir el producto light entonces es una forma de canibalizar las ventas”, agregó.


En tercer lugar


Según Euromonitor Internacional, México ocupó en 2010 el tercer lugar de bebidas light en el ranking mundial, sólo por debajo de Estados Unidos y el Reino Unido; asimismo alcanzó el lugar 13 en el ranking mundial de alimentos light.

 

En comparación con Estados Unidos, nuestro país todavía está muy debajo de su mercado.  Estados Unidos tiene un mercado de bebidas bajas en aporte energético de 14,784 mdd y de alimentos light de 35,337 mdd, en ambos casos ocupa el primer lugar del ranking mundial.

A nivel mundial, el mercado de bebidas con reducción energética llegó a 43,104 mdd y el de alimentos a 88,333 mdd.


Repunte


De 2005 a 2010, México duplicó su mercado de bebidas light al pasar de 1,214 mdd a 2,444 mdd. Por su parte, el mercado de alimentos light creció 41%, al pasar de 1,597 millones de dólares a 2,258 millones de dólares.

 

Lorena Cerdán, directora general de Consejo Mexicano de la Industria de Productos de Consumo (ConMéxico), explicó que desde hace 5 años la industria de productos light ha tenido un repunte y ha incrementado su oferta con portafolios multiproductos por la necesidad de la población para consumir alimentos más sanos.

 

Actualmente, dijo, casi todos los productos calóricos tienen su contraparte light y destacó el caso de la leche, en la que 50% de la oferta de anaquel es de producto light.

“México es de los países donde más ha crecido este mercado, aunque todavía falta vencer dos principales mitos, uno relacionado con la seguridad de los productos y el segundo vinculado al cambio de sabor”, manifestó.

 

untualizó que los 3 principales retos para la industria light serían: romper los nichos de mercado, eliminar los mitos alrededor de los productos e incentivar el consumo.

Según Félix Ramírez, director de comunicación corporativa McDonald’s México y Centroamérica, su compañía ha sido beneficiada por la tendencia hacia una alimentación saludable en Latinoamérica luego de que McDonald’s redujera el aporte energético de sus menús y Cajita Feliz.

 

“Las ventas han mostrado un comportamiento aceptable, las cifras de crecimiento de la semana pasada de Latinoamérica, incluido México, han sido buenas y cercanas al doble dígito”, dijo y agregó que las iniciativas para reducir las grasas, sodio o carbohidratos en sus productos continuarán.

 

Precisó que con los cambios en el aporte energético, ningún menú o producto ofrecido por la compañía registró aumentos en sus precios.

 

“Fue un trabajo que logró la empresa con los proveedores, gracias a negociaciones y colaborar en equipo con marcas importantes como Bimbo, Coca Cola, Bachoco, Lala o American Beef.”, apuntó.

 

Regulación

 

En otro orden de ideas, Jorge Soriano, especialista en la industria alimenticia y catedrático de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), señaló que en nuestro país no existen consecuencias legales en caso de que alguna empresa presuma de forma falsa cualidades light en ciertos prodcutos.

 

Según la Comisión Interministerial para la Ordenación Alimentaria (CIOA), se puede denominar a un producto como light siempre y cuando su valor energético sea menos del 30% en comparación con el producto de referencia.

 

En México, la Norma Oficial Mexicana NOM-086-SSA1-1994 contiene especificaciones nutrimentales para ese tipo de productos.

 

“La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) es la que ve la normatividad en nuestro país, ahora la norma está en revisión. En esta norma no aparece el término light y solo considera dos aspectos: alimentos con menor contenido de algún nutrimento o alimentos y bebidas no alcohólicas con modificación en su composición”, explicó.

 

Consideró que las empresas se han esforzado en los últimos años por proporcionar productos a la población con menor aporte energético, sin embargo, el mercado light forma parte de una tendencia mayor, la cual se basa en el consumo de productos funcionales.

 

“Es un nicho de mercado poderoso, porque ahora ya se está uniendo el concepto light con los alimentos funcionales, pero hace falta investigación para ampliar los productos en el mercado y beneficiar a la población enferma del país como a los diabéticos”, opinó.

 

Fuente: El Financiero

 




Relacionado

Te podría interesar