Estudian comportamiento de consumidores

 |   Histórico
historico
Histórico
0000060487


A menudo se incluye información de las porciones en las etiquetas de alimentos y bebidas, pero poco se sabe sobre cómo lo interpretan los consumidores.
Para averiguar cómo los consumidores interpretan y usan la información de las porciones en las etiquetas, el EUFIC colaboró con la investigadora Dra. Monique Raats, codirectora del Centro de Investigación en Salud, Alimentos y Comportamiento del Consumidor de la Universidad de Surrey, Inglaterra, para llevar a cabo una encuesta en línea que alcanzó un total de 13,117 consumidores de 6 países de la Unión Europea (Alemania, Reino Unido, España, Francia, Polonia y Suecia).

En un clima de sobrepeso y obesidad, la cantidad que los consumidores comen o beben, es tan importante como lo que se come en sí. Este estudio es el más completo sobre los consumidores y la información de las porciones en Europa. Proporciona evidencia de que cuando la información de la porción está presente en el paquete, además de la información de 100g/100mL, los consumidores pueden utilizarla para ayudarse a que la información nutrimental se usada correctamente. Mientras haya una oportunidad para educar a los consumidores sobre lo que constituye y la forma en que se establecen los datos nutrimentales, persiste el reto de alentar a los consumidores a buscar y utilizar la información.

La mayoría de los consumidores describe una porción como la cantidad consumida por una persona en una sola sesión. A lo largo de los países hubo evidencia significativa de que los encuestados son más propensos a estar de acuerdo que una porción es la cantidad que una persona debe comer o beber en una sola sesión, en lugar de lo que son propensos a consumir.

Aunque sólo un tercio de los encuestados buscó la información de la porción en los paquetes de comida y bebida, casi la mitad mencionó que les era importante. Esto difiere según el país, de un 70% en España al 36% en Alemania. Pero el precio y la fecha de caducidad siguen siendo los datos más buscados en las etiquetas, casi el 90% de los consumidores afirman que buscan, ya sea a menudo o siempre, esta información.

Entre los encuestados quienes estuvieron de acuerdo en que la información de la porción es relevante para ellos, la mayoría explicó que les permite determinar cuántas porciones hay por producto o la cantidad que deben comprar o comer, o que les permite monitorear los alimentos o la ingesta de nutrimentos. Las principales razones dadas del por qué la información de la porción puede no ser relevante para todos, se relaciona con que la gente es diferente, ya sea en la cantidad que comen, en su apetito o el grado en que están conscientes de su peso.

Para 15 de los 19 tipos de alimentos, por lo menos la mitad de los encuestados en los seis países, pensaron que el tamaño de la porción indicado era “el correcto”. Donde difirieron en ocasiones fue debido a que consideraron que la porción era demasiado pequeña en lugar de muy grande. Los encuestados fueron ligeramente más propensos a estar de acuerdo en que les gustaría que la información de la porción debiera estar más ampliamente disponible en los paquetes de alimentos y bebidas.

Los consumidores prefirieron el formato de la presentación de la información de la porción dependiendo del tipo de alimento. “Por paquete” fue el formato preferido para la mayoría de los tipos de alimentos de los 19 mostrados. “Por 100g” o “por 100mL” fue el formato preferido para el queso, refrescos, sopa y condimentos. Cuando un alimento se puede dividir en unidades simples (galletas, pan de caja, barra de chocolate, rodajas de carne, hamburguesas para llevar, sándwich, dulces), la información nutrimental por unidad fue el primer o segundo formato más seleccionado.

La mayoría de los consumidores (79%) fueron capaces de leer y transmitir información nutrimental de las etiquetas con precisión. Calcular el contenido de nutrimentos por porción de 100g resultó más difícil para ellos. A medida que el cálculo se hizo más complejo, pocos consumidores dieron la respuesta correcta y les tomó más tiempo calcularlo. Cuando la información de la porción estuvo presente junto con el “por 100g” o “por 100mL”, hubo más respuestas correctas y el tiempo de respuesta fue más rápida (por ejemplo, 21 segundos frente a 47 segundos).

Fuentes: EUFIC – Consumer response to portion information on food and drink packaging – A Pan-European Study; EUFIC – Consumer Insights; surrey.ac.uk




Relacionado

Te podría interesar