X

¡Hola! Bienvenidos a nuestro sitio web THE FOOD TECH


Lo invitamos a que actualice su versión de Internet Explorer, ya que este sitio no es compatible con la versión 11 o anteriores.


Como alternativa le sugerimos utilizar cualquiera de las siguientes opciones para navegar el sitio:

Elementos fundamentales del envasado ecoeficiente

historico
Histórico
Elementos fundamentales del envasado ecoeficiente


Presentar soluciones innovadoras y renovables para lograr un packaging alimentario ecoeficiente no es tarea fácil. Debe considerar la integración de múltiples elementos entre los que la maquinaria para envasar no es un tema menor. Reducir mermas, producir de forma flexible y con energías limpias son algunos de los requerimientosesenciales.
Estamos viviendo una época en la que el tema de que los productos de consumo masivo sean ecoeficientes, que sean sostenibles, es cada más recurrente en la agenda cotidiana de los consumidores, quienes cada vez más exigen a las marcas, por ejemplo, que utilicen menos plásticos, que tengan baja huella de carbono, que generen acciones para acopiar los residuos de los empaques que producen, etcétera.

Asimismo, vivimos ya la preocupación por el destino final de los empaques de los productos que adquirimos, como residuos en las playas y los microplásticos que podemos llegar a consumir. Los consumidores están ejerciendo una presión muy importante y, en algunas regiones, como en Europa, hay diversas legislaciones alrededor de la reducción del plástico. Las autoridades solicitan la reducción de su consumo, que se utilice más porcentaje de reciclado y que para el 2030 todos los empaques de plástico sean de materiales reciclados.

Con todo este contexto, por una parte los consumidores y por otra parte las autoridades exigiendo el camino hacia una economía circular, es claro que crear envases más sostenibles y más reciclables no sólo depende de sus materiales, sino de la integración virtuosa de procesos y diseños en cada paso de su ciclo de vida.

Para ello, es indispensable trabajar en el desarrollo de tecnologías aplicadas al incremento de la productividad de los procesos industriales y, de la misma manera, en innovaciones de producto que se planteen desde una visión integral, con equipos multidisciplinares que tengan como objetivo abordar todos los aspectos de la cadena de valor, desde el diseño hasta el final de la vida útil del producto, incluyendo el proceso de envasado y sus exigencias de sostenibilidad.

¿Cuál es la forma de medirlo? Estudiar desde la cuna hasta la tumba todos los procesos de envasado, desde la generación de materias primas, aditivos y toda la transformación de los materiales en film, en bandejas, en botellas, entre otros, pasando por la comercialización y distribución de estos productos, hasta llegar al final de vida útil que se trata de la recogida efectiva y clasificación y el reciclaje.

Consistencia desde el piso productivo

Los materiales y los sistemas de envasado que propicien la conservación de cada alimento se definen a partir del análisis de cada producto que se lanzará al mercado. Con la pandemia del Covid-19 que estamos viviendo se ha marcado una diferencia en los hábitos de consumo: compramos más cantidad y menos veces y el tema de la higiene es clave. En algunos casos se está cocinando más, debido que asistir a un restaurante está restringido, por lo que los alimentos empacados listos para consumir han aumentado, y ello exige materiales activos o de barrera, para reducir la cantidad empleada de otros materiales cuya funcionalidad es más limitada.

Dependiendo del uso o manejo del envase por parte del consumidor, es posible optimizar la cantidad de material empleado. La optimización del diseño del envase se basa en el análisis de los puntos críticos, es decir, en aquellos en los que se requiere mayor cantidad de material (más resistencia) y en los que no. La prevención en origen tiene su reconocimiento medioambiental y por parte de la administración, lo que se traduce en menores cargas fiscales.

Ahora bien, para lograr un proceso de envasado que sea consistente con toda esta elección de materiales y diseños debemos considerar que la maquinaria es parte también del ciclo de vida, y es una parte muy importante. Algunos de los elementos que es necesario tomar en cuenta en este sentido son:

• En términos de consumo energético, las máquinas ecoeficientes contribuyen a disminuir la huella de carbono de todo el ciclo de vida del envase.
• Una maquinaria de calidad conlleva a la productividad al lograr menos cantidad de rechazo de productos defectuosos, lo que reduce el costo de cada envase que existe en el mercado.
• Los equipos de alta producción reducen el desperdicio de materias primas y, por ende, la necesidad de extraer más recursos del medio ambiente.
• La maquinaria que ofrece un alto grado de flexibilidad en los procesos productivos logra ciclos cortos de diseño y fabricación y mayor control de costos y gestión energética.
• En temas de seguridad, la maquinaria debe garantizar la integridad de los envases, robustos, bien sellados, bien protegidos, para que no haya posibles fugas o contaminaciones durante la distribución.

No es que haya una receta o una máquina que sea más adecuada que otra o un sistema de empacado que sea mejor a priori que los demás. Cada sistema, cada producto, debe ser evaluado en términos de su eco eficiencia para elegir el más conveniente.

Así como para un producto se puede elegir una botella de vino y para otro un contenedor de plástico, no hay una elección fija: para cada caso se ponderan los ciclos, la vida útil. El proceso para elegir el envasado más adecuado y los equipos que contribuyan a la reducción del impacto ambiental de una forma integral, sin disminuir la satisfacción del consumidor final, es particular.

Por ejemplo, aportando al tema de seguridad para los consumidores cada vez hay más etiquetas que te permiten ver qué material es compostable, qué material es reciclado, qué material es reciclable. Así tendrían que venir más etiquetados acompañados de mayor información, para que el consumidor pueda distinguir las características del producto que tiene en las manos, y por el momento no contamos con nada de información relacionada con envasado aséptico, tipos de producción y otros elementos que podrían ser útiles.

Capacitación y actualización en temas tecnológicos

En principio, en el tema de la formación del personal, es importante considerar una formación completa para todas aquellas personas que deciden cuáles son los envases que se utilizarán, cuáles son los sistemas de etiquetado, las posibilidades de reciclar un material, por ejemplo, ya que tienen que tener la información más completa en cuanto a las normativas que hay: existen normativas que te dicen cómo hacer envases reciclables, reutilizables, compostables, normativas para análisis de ciclo de vida, etcétera.

Asimismo, la normatividad contiene parámetros sobre cómo elegir los materiales y es indispensable capacitar a las personas para que sepan cómo evaluar esos materiales y qué información debe contener el etiquetado y qué materiales utilizar para que puedan ser incluidos en los sistemas de reciclaje. Además, deben estar constantemente actualizados, pues se siguen desarrollando normas conforme la exigencia es cada vez mayor, las autoridades van marcando que se exija y que se desarrollen normas más aguzadas y que todo el mundo las vaya considerando.

Cabe destacar la importancia de estar informado en temas de tecnologías innovadoras para seleccionar nuevas maquinarias, mejorar procesos de seguridad, así como normas de asepsia y manejo de alimentos, que cambian constantemente y es indispensable conocer. Tecnologías de control para mejorar la precisión, velocidad y seguridad de procesos productivos: biosensores, sistemas de visión avanzada y termografía, equipos que actúan de forma inteligente ante contaminaciones, mermas de calidad o fallos de proceso.

Tendencias de maquinaria ecoeficiente

En cuanto a maquinaria. Las tendencias en principio son máquinas que consigan mayor eficiencia y cuya calidad asegure la menor cantidad de defectos, que, como hemos comentado, asegura la disminución del desperdicio de materiales que no sólo son valiosos sino que sin un reciclaje y reutilización adecuados contribuyen a la contaminación del medio ambiente.

La industria camina hacia una fabricación avanzada que hace posible la gestión de grandes volúmenes de productos y que exige un alto grado de flexibilidad en los procesos productivos, ciclos cortos de diseño y fabricación y control de costos. Esto es, máquinas que utilicen poca energía y que transcurran hacia energías limpias, que no tengan mermas y que sean seguras, así como que los procesos tengan una trazabilidad y un adecuado control de la información que se va generando.

En la integración del ciclo de vida se busca que la contribución de la máquina al impacto ambiental sea mínima y que sea mucho el tratamiento de la información que se genera para que todo sea trazable, todo sea automatizado. Los datos deben ser compartibles en toda la cadena de suministro para lograr la eficacia de procesos y la eficiencia del tratamiento de la información.

A ello se debe la incorporación de las tecnologías basadas en inteligencia artificial, internet de las cosas, big data, computación en la nube y realidad virtual, que permiten una fabricación en la que es definida la conexión de máquinas, procesos, sistemas y personas, generando nuevas formas de diseñar, producir e interactuar con el mercado.

Finalmente, una tendencia muy acusada es a que los costos sean cada vez más equilibrados, lo que tiene relación con los procesos y con las máquinas ecoeficientes. Viviendo una situación de crisis como la que estamos viviendo con el Covid-19, se vislumbra una afectación económica importante que hará mucho más importante que los sistemas de fabricación sean cada vez más inteligentes y redunden en mejoras significativas de la productividad, controlando y reduciendo el consumo de insumos y haciendo a las empresas más competitivas.

(*) Autor: Carlos Enguix ,Jefe del departamento de Tecnología del Envase de AINIA.




Relacionado

Te podría interesar