19 de Junio de 2024

logo
Histórico

“El vidrio y el vino hacen un matrimonio perfecto”

Redacción THE FOOD TECH®

Compartir

Para los vinos de alta gama, las bodegas siguen eligiendo las botellas de vidrio. Las razones fisicoquímicas y de marketing que orientan a esta decisión.

Cuando se recorre un supermercado, se pueden ver vinos en diferentes envases, fundamentalmente vidrio y cartón. Sin embargo, si se indaga sobre cuáles son los que se ofrecen en vidrio, se podrá apreciar que son aquellos que pretenden ser de mayor calidad o Premium.

El uso de este envase noble, inerte, y resistente y delicado a la vez, va más allá de las cuestiones de tradición. “El vidrio y el vino hace un matrimonio perfecto porque conserva en excelentes condiciones las características organolépticas del producto y permite apreciar sus características físicas”, revela Walter Formica, Gerente de Rayen Cura (del Grupo Saint Gobain), empresa argentina proveedora de vidrio para la industria vitivinícola.

Botellas para vinos de consumo masivo y para productos Premium
Una botella de vino puede contener cualquier tipo de vino, pero hay variedades que están asociados a determinados formatos y colores. Por ejemplo, hay una tendencia mundial que está desapareciendo que indica que lo ideal es envasar al vino en botellas color verde, porque evita que el vino entre en contacto con la luz solar y que tarde o temprano se produzca una modificación, especialmente del color. “Sobre este tema insisten los enólogos, porque es una perspectiva técnica del tema. Quienes analizan el asunto desde el marketing defienden las botellas transparentes porque privilegian que se vea el producto”, aclara Formica.

En ese sentido, el gerente de Rayen Cura cuenta que los vinos blancos –a pesar de que son los que más sufren los problemas de la radiación- ya están siendo envasados en botellas transparentes por esta tendencia. “El Sauvignon blanco lo van a encontrar en la mayoría de las bodegas envasado en botellas transparentes. Mientras que el Chardonnay suele conservarse en botella de un color llamado “hoja seca”, que es un poco más amarilla”, ejemplifica. El formato también está determinado por cuestiones de marketing. Hoy en día la tendencia es utilizar botellas con forma cónica.

Lo que realmente marca la diferencia entre un vino de consumo masivo y otro de alta gama es el peso de la botella que lo contiene. “En general los vinos más simples son vendidos en botellas de menor peso, porque tienen más exposición y deben bajarse los costos. Para estos casos se utilizan hay botellas muy finitas que pesan alrededor de los 760 gr. Para los vinos íconos se prefieren las que pesan arriba de un kilo: el peso y el tamaño dan cuenta de su calidad”, explica Formica.

A esto se le suma el formato del fondo, que puede ser plano o con picada, asociado a los vinos de gran calidad. Ese formato cóncavo permite que la persona apoye el dedo pulgar para sostener mejor la botella al servir. Por lo tanto, también tiene que ver con una cuestión de marketing.

Un detalle no menor es que estos productos de alta gama han sido reacios a la incorporación de tapones sintéticos o plásticos, o a la implementación de la tapa a rosca de aluminio que se está afianzando en el mercado vitivinícola mundial. “Los vinos Premium y ultra Premium continúan utilizando corchos naturales, entre otras cosas por cuestiones de marketing: especialmente en Argentina, hay mucho prejuicio con la tapa a rosca porque en los años 70 el vino común que se compraba en envase retornable en el almacén venía con ese tipo de cierre. Eso está grabado en la memoria colectiva”, explica Formica.

Todo hace a la calidad del vino, y en este sentido no queda afuera la etiqueta. Hay algunas confeccionadas con papel común, otras con papel de mayor gramaje y otras realizadas por el proceso de stamping. “Hace unos años la tendencia para vinos masivos era la etiqueta transparente, un plástico autoadhesivo. Ahora lo más habitual a nivel internacional es encontrar botellas pintadas”, cuenta el especialista.

El futuro del vidrio en la industria del vino
El mercado del envasado continúa investigando sobre el desarrollo de empaques para vinos. Hay empresas que están trabajando en reducir el gramaje de las botellas de vidrio con fines ecológicos. Además de las razones de cuidado del medio ambiente, la tendencia se está instalando por la necesidad de atraer a los consumidores interesados en esa temática. “Para hacer estas botellas livianas se requieren equipos y controles muy precisos. Lo interesante es que se obtienen envases con las mismas virtudes que una botella tradicional”, explica Fornica.

Lo que puede preocupar a los productores de envases de vidrio es que a los ya habituales empaques de cartón, se están sumando las botellas plásticas destinadas al mercado vitivinícola. Sin embargo, Formica no teme por la desaparición del vidrio para este sector: “El mercado argentino todavía no ha incorporado las botellas plásticas. Igualmente su uso está orientado a los vinos de consumo rápido o de alta rotación, porque puede modificar el sabor de su contenido. Para el mercado de los Premium, todavía no hay nada mejor que el vidrio”.


Detalles del proceso de creación de las botellas de vidrio
El proceso de producción de envases de vino requiere de tecnologías y expertos de alta calidad. Desde la recepción de la materia prima se hace un control estricto de sus cualidades. “Aunque el vidrio es un material muy seguro, siempre se verifica que no tenga contaminantes, aspecto que se termina de garantizar cuando se lo expone al proceso de fundición”, cuenta Formica.

Luego continúan los controles en cuanto a características físicas del vidrio: forma, resistencia y color. “La exportación ha ido profundizando los controles sobre estos aspectos, hoy en día hay muchas más especificaciones y hay que trabajar con más precisión. Por ejemplo, las medidas de los diámetros internos de la boca deben ser más precisos para evitar filtraciones que manchen el corcho o derramen el producto”, detalla.

La capacidad de botellas para vino más utilizada en el mundo es la de 750cm. Por debajo hay de 250cm2, que se han desarrollado para consumo personal. Y también ahora se están desarrollando con capacidad ppara 187cm2, especialmente para champagne.


Redacción THE FOOD TECH®

Equipo editorial de The Food Tech conformado por periodistas especializados en la industria de alimentos, tecnología, negocios, tendencias, nutrición y packaging.

Las más leídas

Ingredientes y aditivos alimentarios

Immunocal, el aislado proteico del suero de leche que revoluciona la industria alimentaria

El poder del suero de leche concentrado en un aislado proteico único

Tendencias de consumo

Innova Market Insights revela las tendencias para 2024 en alimentos y bebidas

Las tendencias 2024 de Innova Market Insights se trazan gracias a la demanda de los consumidores

cannabinoide

Ingredientes y aditivos alimentarios

5 datos sobre las gomitas de CBD que debes conocer

El  CBD ha aumentado su popularidad, pero no se debe consumir como golosina y estar informado

Tendencias de consumo

7 tendencias de alimentos que se verán en 2024

Alimentación consciente con alternativas o análogos es una constante de las tendencias del 2024

Lo último

Industria alimentaria hoy

México celebra que EEUU elimine restricciones a importaciones de tomate fresco tras 4 años

México es el octavo productor de tomate global, superando la producción de 3 millones de toneladas

Industria alimentaria hoy

La digitalización de la experiencia de compra en Starbucks: un caso de estudio

La cadena de café ha cambiado la experiencia de compra con su estrategia digital

Industria alimentaria hoy

El jamón y los embutidos, excluidos de la investigación china al cerdo europeo

El jamón ibérico por el momento no será objeto de las pesquisas de las autoridades chinas