Automatización de envasado de productos orgánicos

Automatización de envasado de productos orgánicos


Las operaciones de envasado automatizadas tienen exigencias más estrictas para la precisión y consistencia que los sistemas de embalaje manual. Si la operación de empacado no será manual, los tipos de envase y los materiales tienen que ser elegidos para que esto sea factible a las velocidades requeridas.
El proceso debe ser integral al método de producción: beneficioso, seguro y saludable para individuos y comunidades a lo largo de su ciclo de vida y que maximice el uso de materiales renovables o reciclados siempre que sea posible.
Los requisitos y limitaciones de la maquinaria del empacador deben verificarse desde el punto de vista de las buenas prácticas de fabricación, buenas prácticas de manipulación, montos de producción, envases, materiales y dimensiones.
La automatización para manipular alimentos orgánicos requiere un cuidado considerable. Por ejemplo, las líneas de impresión deben ser verificadas con frecuencia, ya que algunos materiales pueden no ser aceptables si se utilizan tintas o laminados que puedan dejar solventes residuales que migren al producto alimenticio.
Asimismo, para la mayoría de las regulaciones relacionadas con metales pesados en empaques los límites de toxicidad son muy bajos. La mejor manera de garantizar la conformidad es obtener de cada proveedor de maquinaria un certificado de prueba que acredite que la suma de los cuatro metales pesados presentes no excede de 100 ppm (aparte de la excepción de reciclado plástico o vidrio).
Procesos coherentes con el contenido
Los avances en la tecnología de envasado prometen ser muy valiosos para los productores de alimentos orgánicos. En mi opinión, las más adecuadas son:
Envasado al vacío: se utiliza más para mejorar la calidad de los alimentos durante su vida natural que para aumentar su vida útil. Es adecuado para proteger una variedad de productos que incluye cárnicos, nueces, especias y té. Los envases rígidos conservan su forma después del llenado, cierre y sellado; los flexibles asumen la forma de los alimentos al ser llenados y sellados, ocupando el mínimo espacio.
Embalaje aséptico: los productos envasados asépticamente requieren la esterilización del producto y del envase, el mantenimiento de entornos estériles mientras se forma y llena el paquete, y la producción de envases que están sellados de manera eficiente para evitar cualquier reinfección. Los productos envasados asépticamente ofrecen una muy larga vida útil a temperatura ambiente.
Conservación a baja temperatura: las bajas temperaturas ralentizan la degradación de los alimentos; desde alimentos refrigerados que solo deben sobrevivir unos días antes de que el consumidor lo use, y alimentos congelados en los que debe ofrecer protección hasta por tres años. Se utiliza para frutas (fresas, mangos, piña) ya sea troceadas, en puré o como concentrados de jugo; verduras (chícharos, ejotes, espinacas, germinados) y alimentos preparados.
Al considerar un proceso automatizado, algunas preguntas pueden ser útiles:
  • ¿Se garantiza la seguridad de los consumidores si el producto es empacado a través de sistemas automatizados?
  • ¿Se puede manipular y envasar el alimento con una máquina sin que se deterioren sus cualidades?
  • ¿Podría modificarse el producto para facilitar su empaque sin afectar su sabor o carácter?
  • ¿Existen especificaciones mecánicas y técnicas detalladas para cada elemento del empaque?
  • ¿Se siguen buenas prácticas de fabricación y manipulación?
  • ¿El sistema automatizado utiliza la menor cantidad posible de material de embalaje (volumen, peso) para embalar el producto de forma segura, higiénica y aceptable?
  • ¿Se garantiza la ausencia de organismos genéticamente modificados (OGM) para todas las instalaciones de envasado, incluso sustancias auxiliares relevantes, enzimas y microorganismos?
  • ¿Se garantiza el monitoreo necesario para acatar las regulaciones alrededor de la presencia de metales pesados tóxicos en empaques?
Te podría interesar:

Alertas, normatividad y exigencias de etiquetado.

Es recomendable mantener los más altos estándares de calidad en todo el proceso de empacado y monitorear el producto y el empaque según la directiva de la Unión Europea (o según el sistema HACCP) y que el proceso no requiera aditivos regulados en concentraciones más altas de lo permitido.
* Investigadora de Líneas de Proyecto en ABC Direct Pack.


Autor

Redacción THE FOOD TECH

Equipo editorial de THE FOOD TECH conformado por periodistas especializados en la industria alimentaria, tecnología, procesos, empaques e ingredientes alimenticios.


Relacionado

Te podría interesar