El envase hermético, la apuesta de la industria del packaging

 |   Histórico
El envase hermético, la apuesta de la industria del packaging


El envase hermético tiene como objetivo prolongar la vida útil de los alimentos para reducir el desperdicio alimentario. El empaque es más flexible, resistente y capaz  de atrapar el oxígeno.

Estas son algunas de las características de los envases que ahora llegan a España para prolongar la vida útil de los alimentos y evitar que cada año ocho millones de toneladas de comida acaben en la basura.

 

Desafíos para reducir el desperdicio de alimentos

 

Acabar con el despilfarro alimentario se ha convertido en uno de los caballos de batalla del Gobierno, de los Bancos de Alimentos y del consumidor español.

El gobierno ha aportado su granito de arena a ese desperdicio revisando y ampliando la fecha de caducidad de algunos alimentos, como la del yogur, y los segundos han cuestionado las ofertas del 2×1 de los supermercados y han recogido y repartido los alimentos que la distribución les ha entregado, los terceros han exigido que la comida dure más y sus envases de adapten a la estructura social actual, en la que cada vez más personas viven solas.

Si a estas peticiones se suma el hecho de que en España se desperdician ocho millones de toneladas de comida al año,  no es de extrañar que los fabricantes de envases del sector alimentario se hayan puesto manos a la obra para presentar en nuestro mercado nuevos dispositivos que podrían prolongar la vida útil de algunos alimentos de tres a 21 semanas.

El envase hermético, la apuesta de la industria del packaging

Envases de plástico tipo barrera

 

Ése es el caso de los envases de plástico tipo barrera que al incorporar absorbedores de oxígeno permiten prolongar entre 13 y 21 semanas la vida útil de algunos alimentos, muy sensibles al oxígeno como la cerveza.

Un tiempo que en el caso de los envases de plástico convencionales y carentes de estas propiedades se reduce a un máximo de dos o tres semanas.

Además de absorber el oxígeno, algunos envases barrera, más flexibles y resistentes, son capaces de adaptarse a los productos, preferentemente a aquéllos que contienen superficies punzantes, como los huesos de por ejemplo un pollo o un costillar, que pueden rasgar el envase, perdiendo así su función, disminuyendo su vida útil y afectando a sus propiedades.

En este caso concreto, el envase presentado por la empresa UBE -en el marco de Meetingpack 2013 organizado por Ainia y Aimplas- incorpora menos cantidad de material, tiene la capacidad de estirarse con facilidad con un menor riesgo de rotura, otorgando además una mejor apariencia al producto.

Junto a esta innovación, la compañía Dow Chemical ha anunciado el desarrollo de un material que permite mejorar el sellado del envase para garantizar la conservación del producto evitando fugas por los laterales, las zonas más sensibles de los envases.

De este modo, cuando el oxígeno intenta penetrar a través de las paredes del envase, el sistema reacciona convirtiéndolo en agua sin alterar el producto.

Además de los anteriores, la empresa DuPont ha presentado en España un nuevo material que mejora las prestaciones de otros materiales barrera como pueden ser el EVOH o la poliamida. Y es que al incorporarlo logra una mayor procesabilidad, transparencia, barrera y resistencia a la humedad.

El envase hermético, la apuesta de la industria del packaging

Material reciclado para envases alimentarios

 

El Meetingpack 2013, celebrado hace escasas semanas en Valencia, también fue el escenario en el que se anunció que España contará en 2014 con sus primeras plantas autorizadas para producir material reciclado destinado a envase alimentario.

Y es que aunque nuestro país ha hecho los deberes en materia de reciclaje, muchos de nuestros vecinos europeos han tomado la delantera en la valorización de estos residuos y ya hace años que, a diferencia de España, los están utilizando para la fabricación de envases alimentarios.

Con la normativa vigente a nivel nacional, en la actualidad la industria envasadora sólo puede comprar material reciclado en España para la fabricación de envases de agua y, a corto plazo, bebidas carbonatadas.

El resto de materiales para otras aplicaciones se tendrían que comprar en países europeos autorizados. De ahí que se esté perdiendo una importante oportunidad de negocio para las empresas españolas.

En el caso del envase de plástico, las cifras son similares ya que, los datos de Plastics Europe revelan que España recicla un 33 por ciento de estos envases, un dato muy por encima del objetivo del 22,5 por ciento.

Ante estas cifras resulta paradójico que España no cuente con plantas autorizadas por la Unión Europea para producir material reciclado destinado a envases alimentarios. Una situación de desequilibrio que, previsiblemente, acabará el año que viene.

Y es que en 2014 está previsto que Bruselas regule los procesos de descontaminación que deben incorporar las plantas recicladoras de cualquier país de la Unión para poder producir plástico reciclado apto para la fabricación de envases alimentarios, cuyas sustancias preocupan hasta un 60 por ciento de los ciudadanos europeos, según los datos hechos públicos por Meetingpack.

 

Por: Redacción Énfasis Packaging
Fuente: Ecodiario


Autor

Carlos Juárez

Licenciado en Periodismo con más de 15 años de experiencia reporteril. Cubro fuentes mundiales, de economía y negocios para THE LOGISTICS WORLD y THE FOOD TECH. Colaborador en UnoTV y Crítico de cine y cultura en Gaio Ninja y Grupo Fórmula Yucatán.


Relacionado

Te podría interesar