¿Cómo puede la industria de alimentos impulsar la lucha contra el sobrepeso y la obesidad? Opciones más saludables

 |   febrero 9, 2021
columnistas
Columnistas
industria-de-alimentos-saludables


Frente al alto índice de sobrepeso y obesidad en México, una de las estrategias para ayudar a mitigar estos problemas de salud pública es el impulso de una industria de alimentos saludables.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define al sobrepeso y la obesidad como:

Una acumulación anormal o excesiva de grasa corporal, donde el desequilibrio energético entre calorías consumidas y gastadas es la causa fundamental del aumento de peso.

Sin embargo, existen otros factores identificados que contribuyen a esta situación:

  • Falta de actividad física
  • Factores genéticos
  • Diferencias raciales / étnicas
  • Factores hereditarios
  • Entorno socioeconómico y sociocultural

Además de la relación que existe entre el consumo de calorías y el peso corporal, algunas investigaciones se han enfocado en identificar el impacto que tienen la calidad de la dieta, los alimentos y los patrones de consumo.

Es bastante contundente y extensa la evidencia científica que existe en torno al consumo elevado de alimentos y bebidas que aportan en exceso azúcar añadida y grasa, y su asociación con el riesgo de presentar obesidad.

Pero también existen estudios que demuestran que los factores socio económicos como el acceso desigual a los alimentos saludables, tienen un impacto sobre el peso y la salud de los individuos.

Opciones de alimentos más saludables

De acuerdo con la OMS, a nivel mundial los casos de obesidad en el mundo se han triplicado desde hace aproximadamente 50 años, aun cuando es un problema de salud pública que puede prevenirse.

En México, la reciente Encuesta de Salud y Nutrición (ENSANUT 2018), reportó que el 75.2% de la población adulta tienen sobrepeso y obesidad, mientras que en la infantil (de 5 a 11 años de edad), la prevalencia de ambas condiciones es del 35.6%.

Según la Organización de las Naciones Unidas de la Alimentación y la Agricultura (ONUAA, más conocida como FAO), en la región de América Latina, México ocupa el primer lugar donde más se consumen alimentos procesados, mientras que el consumo de verduras, frutas, leguminosas y fibra es bajo.

En las zonas urbanas y rurales del país existe una transición alimentaria y nutricional que se inclina por:

  • Mayor demanda de productos lácteos, cárnicos y alimentos procesados
  • Menor consumo de leguminosas, verduras y cereales

Asimismo, la creciente oferta de productos a bajo costo y con alta densidad energética hace que sean de mayor acceso y disponibilidad para un gran porcentaje de la población mexicana, lo que provoca un ambiente promotor de la obesidad.

Asegurar el acceso a opciones más saludables de alimentos para toda la población, involucra a diferentes responsables, donde la interacción entre áreas (desde la producción hasta la comercialización de alimentos), es clave para lograr resultados favorables.

Además, favorecer la diversidad de la dieta es crucial para promover el consumo de verduras, frutas, leguminosas, cereales integrales y alimentos que se recomiendan consumir a diario.

Te puede interesar: 75% de los mexicanos tiene obesidad: ENSANUT 2018-19

¿Cuál es el comportamiento del consumidor?

Ningún alimento o bebida per se es causante de la obesidad, ni tampoco la solución a la misma. Sin embargo, desde la industria alimentaria se podría facilitar:

  • El acceso a la distribución de alimentos frescos
  • Densamente nutritivos
  • Productos con un mejor perfil nutrimental adaptados a diferentes bolsillos

El reto es grande, pues no se debe olvidar la importancia que juegan el sabor y el precio como factores primordiales para la decisión de compra.

Derivado de la pandemia por Covid-19, el comportamiento y hábitos del consumidor han cambiado. Hoy busca y elige mejores opciones de alimentos y bebidas, así como seguir mejores prácticas y hábitos alimenticios.

Cocinar en casa, tener huertos o apoyar el consumo local, son parte de esta nueva “era” que benefician la salud del planeta. Aquí la industria de alimentos puede encontrar oportunidades para hacer sinergia o intervenir de manera positiva con el consumidor.

industria-de-alimentos-saludables

La practicidad y amplia disponibilidad de alimentos en un mayor número de canales, brinda una amplia accesibilidad para su adquisición y consumo.

8 maneras en las que la industria alimentaria puede ayudar a disminuir el sobrepeso y obesidad

La consultoría de mercado Mintel señala que algunas de las características presentes en las tendencias en alimentos pueden contribuir a que las personas tengan acceso a mejores alternativas y con ello lograr una industria de alimentos más saludables.

Además, existen propuestas científicas en las áreas de nutrición y bioctenología que proponen el uso de ingredientes específicos para tener un peso saludable.

Es fundamental que los productores de alimentos y bebidas incluyan dentro de sus compromisos de salud y nutrición dichas propuestas. Algunos de ellos son:

  1. Desarrollo de innovaciones y renovaciones de productos con mejor perfil nutrimental. Ejemplos: reducción de azúcar, sodio, grasa, eliminación de ingredientes artificiales, adición de fibra, prebióticos, probióticos, fortificación con vitaminas y minerales.
  2. Productos que aporten calorías de mayor calidad y porciones controladas de alimentos.
  3. Propuestas de alimentos basados en plantas.
  4. Uso de ingredientes funcionales que ayuden a la concentración, relajación e incluso a la prevención de ciertas condiciones de salud.
  5. Uso de compuestos bioactivos como los polifenoles que ayudan a mantener un peso saludable.
  6. Participación en proyectos que impulsen el consumo de verduras, frutas, leguminosas, cereales integrales, agua potable, y que promuevan la educación en nutrición.
  7. Mantener la credibilidad de las marcas.
  8. La información sobre sus productos e ingredientes debe contar con respaldo científico.

Es preciso que la industria alimentaria identifique las características que necesita un producto para alcanzar el potencial en el negocio, a la vez que brinde beneficios saludables. Se trata de un ganar-ganar y crear una industria de alimentos saludables.

Del lado del consumidor, su responsabilidad es aprender a elegir mejores opciones de alimentos y llevar una dieta variada, donde el balance y la cantidad son aspectos determinantes para tener un peso saludable o no.

Te puede interesar: Alimentos ultraprocesados: ¿una amenaza para la salud?




Licenciada en Nutrición y Ciencia de los Alimentos. Cuenta con más de 10 años de experiencia en la industria de alimentos y educación en nutrición. Consultora independiente y titular del proyecto Nutrición sin etiquetar (IG/FB), espacio que promueve en redes sociales información sobre temas de nutrición y salud basada en evidencia científica.

Relacionado

Te podría interesar