Seguridad alimentaria, bienestar animal y producción rentable: el camino para evolucionar en el mercado

En entrevista exclusiva, Alfredo Ostos, Gerente Senior de Asuntos Corporativos de Elanco LATAM, nos dice que para el 2030 será necesario poner fin al hambre y asegurar el acceso a una alimentación sana, nutritiva y suficiente a través de la seguridad alimentaria y cadenas de producción.

 |   febrero 4, 2022
seguridad-alimentaria


La seguridad alimentaria, desde el punto de vista de la cadena, es un concepto que aplicado debe ayudar a que el consumidor, sin importar el país en donde esté, tenga acceso a proteína de origen animal inocua y segura.

En entrevista exclusiva para The Food Tech, Alfredo Ostos, Gerente Senior de Asuntos Corporativos de Elanco LATAM, señala que eso significa que la seguridad alimentaria abarca varios aspectos, no sólo el hambre. Está sustentada por:

  • Temas de suministro y disponibilidad de cadena.
  • Suficiencia alimentaria.
  • Acceso a alimentos nutritivos.
  • Dietas balanceadas.
  • Lucha por la inseguridad alimentaria.

“La proteína animal juega un papel importante para lograr una nutrición balanceada. Tomando como referencia El plato del buen comer y los tres grandes grupos de alimentos, la proteína animal es esencial para el desarrollo del ser humano”, declara Ostos.

“El compromiso de quienes estén dentro de la cadena de producción, es entregar proteína de origen animal de manera inocua, segura y que garantice la soberanía alimentaria. Por lo tanto, tenemos dos conceptos importantes: seguridad alimentaria y soberanía”, agrega.

¿Qué papel juega la producción animal en la sustentabilidad?

De acuerdo con Ostos, hoy tenemos un plazo, una ventana de 9 años hasta el 2030, pues la sustentabilidad del planeta está en riesgo y se trata de un tema que nos atañe a todos. Los animales son la solución, ¿por qué? Porque la producción sustentable de animales puede ayudar a garantizar seguridad y soberanía alimentaria para la población mundial.

Para el 2050 se estima que seremos 9700 millones de habitantes en el planeta, pero si se sigue produciendo en la manera en que se venía haciendo hasta hace unos años, no seremos capaces de producir suficiente alimento para todos”, recalca.

“Si se continua con algunos de los sistemas y ritmos actuales de producción, la alimentación será totalmente insostenible, pues se contaminará el medio ambiente y las regulaciones acabarían con ello”, añade.

Hoy el camino es la producción sustentable que garantice:

  • Poner fin a todas las formas de malnutrición.
  • Duplicar la productividad agrícola y los ingresos de los productores de pequeña escala.
  • Asegurar la sostenibilidad de los sistemas de producción de alimentos.
  • Ayude con prácticas agrícolas resilientes que aumenten la productividad y contribuyan al mantenimiento de los ecosistemas, fortalezcan la capacidad de adaptación al cambio climático y mejoren progresivamente la calidad del suelo y la tierra.

En ese sentido, la tendencia en la producción es beneficiar la seguridad alimentaria de una manera sustentable y responsable. Una alternativa es la producción sustentable del ganado, ¿cómo?:

  • Con prácticas amigables con el medio ambiente.
  • Haciendo la reconversión de los desechos que genera la producción de proteína de origen animal.
  • Uso de tecnologías modernas que reconviertan y ayuden a explotar de mejor manera el entorno.

Te puede interesar: Gases de efecto invernadero en ganadería

¿Cómo impulsar la seguridad alimentaria y las soluciones sustentables?

“La producción de proteína de origen animal está alineada con la regulación que tienen los diferentes países, por lo tanto, una empresa que no produzca de manera sustentable, que pase por alto los códigos ambientales serán sancionadas”, apunta Ostos.

Cuando se habla de sustentabilidad, dice el directivo de Elanco, no sólo se enfoca al planeta sino a impulsar un concepto que se llama “Health People”, el cual tiene cuatro puntos clave:

  • Mente sana
  • Personas sanas
  • Animales sanos
  • Empresas sanas

“Se debe tener siempre balanceada esa ecuación, porque si alguno falla se rompe dicha ecuación. Un ejemplo es la pandemia por Covid-19, donde fallaron los humanos porque los humanos se enfermaron, pero se mejoró el planeta, los animales siguieron y las empresas se vieron afectadas”, explica.

“No se trata sólo de un negocio, de legislar para uno y para otro, sino con esta filosofía tomar medidas y correctivos para beneficiar a todos en su conjunto. El mundo y las empresas deben ser consecuentes y promover la producción y consumo responsables”, señala.

“En la producción de proteína de origen animal, la ciencia permite contar con soluciones inocuas, seguras y comprobadas para darle el alimento a una vaca, pero que a la vez permiten una conversión”, anota el directivo.

Ostos indica que dichas soluciones también permiten brindar “bienestar animal” y esto significa:

  • Un buen trato al animal, sin maltratos.
  • Garantizar una buena calidad de vida digna.
  • Que el animal no esté encerrado en un corral.
  • Cuente con condiciones necesarias.
  • Que tenga agua y una alimentación balanceada adecuada.
  • Cuente con un buen manejo veterinario y tenga una buena selección genética.

Retos para garantizar la seguridad alimentaria

Alfredo Ostos considera que, a causa del Covid-19, aumentó drásticamente el número de personas que enfrentaron  inseguridad alimentaria aguda en 2020 y 2021. Sin embargo, también brindó oportunidades en la cadena de producción:

  • Se reivindicó la producción de proteína de origen animal.
  • Se produjo la reinvención del modelo de producción
  • Al no contar con una disponibilidad completa de alimentos, los productores se volvieron muy creativos y empezaron a hacer soluciones sustentables para producir más con menos sin afectar el bienestar de los animales.

¿Cómo producir más con menos? “Siendo rentables para todos los actores de la cadena, es decir, si se produce bien no hay por qué transferirle el costo final al consumidor. Si se hacen las cosas bien con prácticas sencillas no se tienen que incrementar los precios”, afirma.

“Otra estrategia es integrar a todos los actores de la cadena de diferentes países para generar una red de conocimiento, donde estén todos conectados, actúen por medio de un trabajo colaborativo, buenas prácticas y conocimiento compartido”, destaca Ostos.

Te puede interesar: Esta es la ruta para la descarbonización alimentaria y garantizar el cuidado ambiental



Autor

Griselda Vega

Periodista con más de 15 años de experiencia en la elaboración y edición de contenidos, investigación y desarrollo de segmentos editoriales para medios impresos y digitales. Especialista en fuentes de salud, nutrición, negocios, packaging, industria de alimentos y bebidas.


Relacionado

Te podría interesar