24 de Febrero de 2024

logo
Seguridad alimentaria

Impulsan la primera ley para combatir el desperdicio de alimentos

Guillermina García
Desperdicio-alimentos

Compartir

El proyecto de Ley de Prevención de las Pérdidas y el Desperdicio Alimentario, es una normativa que tiene como propósito una drástica reducción del desperdicio de alimentos sin consumir que acaba en la basura y fomentar un mejor aprovechamiento de los mismos. En algunos hogares se tiran anualmente a la basura mil 364 millones de kilos/litros de alimentos, una media de 31 kilos/litros por persona en 2020.

Esta ley se trata de remediar un triple problema. Por un lado, de ahorro económico y medio ambiental, ya que tirar alimentos supone un desperdicio por el trabajo de agricultores y ganaderos. De los medios naturales empleados para producirlos, del consumo de recursos como suelo o el agua, y de emisiones a la atmósfera que se producen.

El tercer problema al que la ley trata de dar respuesta es de orden ético y moral, ya que hay más 800 millones de personas en el mundo que pasan hambre, y otros mil 600 millones que tienen problemas de nutrición, según datos de la FAO. La ley pretende llamar a un debate social sobre la necesidad de seguir una alimentación sana, sostenible, sabrosa y a buen precio.

Prioridades de la ley

La ley establece que todos los agentes de la cadena alimentaria deben contar con un plan de prevención para evitar el desperdicia, y fija una jerarquía de prioridades de obligado cumplimiento (artículo 5). La primera de las cuales es la utilización para la alimentación humana, a través de donaciones a empresas sin ánimo de lucro o bancos de alimentos.

Para la donación de alimentos, las industrias alimentarias, establecimientos comerciales y de hostelería y restauración deberán suscribir convenios con las organizaciones receptoras. En los cuales se debe recoger específicamente las condiciones de recogida, almacenamiento y transporte y la selección de alimentos, entre otros aspectos.

Los alimentos que se donen deberán tener suficiente vida útil de almacenamiento para hacer posible su distribución y uso seguro a sus destinatarios finales. Tanto las empresas agroalimentarias donantes como las organizaciones receptoras están obligadas a garantizar la trazabilidad de los productos donados mediante un sistema de registro de entrada y salida de los mismos (artículo 7).

En el segundo orden de jerarquía, los alimentos no vendidos pero que estén en condiciones óptimas de consumo deberán ser transformados (zumos, mermelada, etcétera.). Cuando no sean aptos para el consumo humano, los alimentos deberán ser utilizados como subproductos para la alimentación animal o fabricación de piensos, para la industria, para la obtención de compost de calidad para uso agrario, o para la obtención de biogás u otro tipo de combustible.

Las sanciones por desperdicio de alimentos

El régimen sancionador establece cuatro tipos de infracciones graves, todas ellas relacionadas con la donación de alimentos, que pueden ser penadas con multas de entre 6 mil y 150 mil euros. Las cusas de esta infracción son:

  • Impedir mediante estipulación contractual la donación de alimentos.
  • No donar o distribuir los excedentes a empresas o entidades de iniciativa social.
  • Que las entidades sin ánimo de lucro receptoras no mantengan unas correctas prácticas de higiene en la conservación y manipulación de los alimentos.

Otra causa de infracción grave es la discriminación en el reparto de alimentos por alguno de los motivos mencionados más arriba. Se considerarán faltas muy graves, que pueden ser sancionadas con hasta un millón de euros, la segunda o posterior infracción grave reincidente.

Una vez aprobado el proyecto de ley en primera lectura, se seguirá el procedimiento habitual de toma de consulta a las comunidades autónomas. Y se recabará opinión de las organizaciones y asociaciones afectadas por la norma.

Te puede interesar: Combatir el desperdicio de alimentos, una tarea de todos


Guillermina García

Periodista especializada con más de 13 años en medios de comunicación. En los últimos 7 años ha enfocado sus conocimientos y competencias en la industria de alimentos y bebidas, y en el sector de packaging para alimentos.

Relacionadas

Seguridad alimentaria

El consumo de atún rojo es seguro: Universidad de Murcia

El selenio que está presente en el atún rojo contrarresta el mercurio que también se encuentra en él

Seguridad alimentaria

Detectan brote de listeria en quesos de Estados Unidos

La marca Rizo López Food y la FDA ya se han pronunciado al respecto sobre el brote de listeria

Las más leídas

Ingredientes y aditivos alimentarios

Immunocal, el aislado proteico del suero de leche que revoluciona la industria alimentaria

El poder del suero de leche concentrado en un aislado proteico único

Tendencias de consumo

Innova Market Insights revela las tendencias para 2024 en alimentos y bebidas

Las tendencias 2024 de Innova Market Insights se trazan gracias a la demanda de los consumidores

cannabinoide

Ingredientes y aditivos alimentarios

5 datos sobre las gomitas de CBD que debes conocer

El  CBD ha aumentado su popularidad, pero no se debe consumir como golosina y estar informado

Tendencias de consumo

7 tendencias de alimentos que se verán en 2024

Alimentación consciente con alternativas o análogos es una constante de las tendencias del 2024

Lo último

Industria alimentaria hoy

El IICA destaca las oportunidades del sector lácteo centroamericano para incrementar el comercio

El sector lácteo centroamericano está en buen momento para incrementar la producción

Industria alimentaria hoy

De 151 platos del mundo, el lechazo y el vacuno dejan la mayor huella en la biodiversidad

Recetas como el lechazo o varias que contienen ternera tienen mayor impacto en la biodiversidad

Industria alimentaria hoy

La OMC da la razón a la UE y concluye que EEUU no redujo aranceles a la aceituna española

EUA. no aplicó correctamente la decisión de reducir los aranceles a las aceitunas negras españolas