Hoy se celebra el día internacional del desperdicio de alimentos

 |   septiembre 29, 2020
desperdicio-de-alimentos


El Día Internacional de Conciencia de la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos, tiene como objetivo reconocer el papel fundamental que desempeña la producción sostenible de alimentos en la promoción de la seguridad alimentaria y la nutrición.

Sin duda, este nuevo día internacional se enfrenta a muchos desafíos para alcanzar las metas de consumo y producción responsables que contribuirá a la lucha contra el hambre cero y el cambio climático.

Este año la primera celebración del Día Internacional de Concienciación sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos se produce durante la pandemia mundial de Covid-19, la cual ha provocado un despertar mundial sobre la necesidad de transformar y reequilibrar la forma en que se producen y consumen nuestros alimentos.

La pandemia por Covid-19 continúa generando desafíos significativos en el abastecimiento alimentario de muchos países. Las interrupciones en las cadenas de suministro, las medidas de cuarentena, el cierre de la industria hotelera y las escuelas, son medidas que han contribuido al problema de la pérdida alimentaria, en donde los productores y distribudores no han encontrado mercados a los que abastecer y, por ende, su producto se ha echado a perder.

En el otro extremo de la cadena, las compras compulsivas por parte de los consumidores durante la pandemia provocó un gran desperdicio alimentario y el desabastecimiento en los supermercados, los cuales tampoco podían donar comida a unos bancos de alimentos apurados por una demanda creciente a causa del incremento del desempleo.

Según la FAO, la pérdida y el desperdicio de alimentos hacen referencia a su merma en las etapas sucesivas de la cadena de suministro de alimentos destinados al consumo humano. Los alimentos se pierden o desperdician en toda la cadena de suministro, desde la producción inicial hasta el consumo final de los hogares.

¿Por qué es importante reducir la pérdida de alimentos?

A nivel mundial, alrededor del 14 % de los alimentos producidos se pierde entre la cosecha y la venta al por menor. También se desperdician cantidades significativas en la venta al por menor y al nivel de consumo.

Cuando los alimentos se pierden o se desperdician, todos los recursos que se utilizaron para producirlos, incluidos el agua, la tierra, la energía, la mano de obra y el capital, por ende, se desperdician. Además, la eliminación de la pérdida y el desperdicio de alimentos en vertederos genera emisiones de gases de efecto invernadero, lo que contribuye al cambio climático.

Se requieren acciones a nivel mundial y local para maximizar el uso de los alimentos que se producen. La introducción de tecnologías, soluciones innovadoras (incluidas plataformas de comercio electrónico para marketing, sistemas móviles de procesamiento de alimentos retráctiles), nuevas formas de trabajo y buenas prácticas para gestionar la calidad de los alimentos y reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos son clave para implementar este cambio transformador.

Reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos requiere la atención y las acciones de todos, desde los productores de alimentos hasta las partes interesadas de la cadena de suministro de alimentos, las industrias alimentarias, los minoristas y los consumidores.

Desperdicio de alimentos en México

Según datos de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), en México se pierden y desperdician anualmente 20.4 millones de toneladas de alimentos a lo largo de las cadenas de producción y distribución. Esto representa el 34 % de todos los alimentos producidos en el país y su costo económico se estima en 491 mil millones de pesos mexicanos, el equivalente al 2.5 % del PIB de México.

Los puntos críticos donde se pierde y desperdician alimentos son

  • Producción primaria
  • Procesamiento de alimentos
  • Mercados de abasto
  • Comercialización
  • Industria hotelera y restaurantes
  • Hogares

La Cruzada Nacional contra el Hambre es una estrategia de inclusión y bienestar social, y uno de sus objetivos principales es minimizar las perdidas post-cosecha y de alimentos durante el almacenamiento y transporte, así como en los comercios. ¿Qué se ha hecho al respecto?

  1. Conformación del Grupo Técnico de Pérdidas y Mermas de Alimentos, con representantes de 16 secretarías de Estado, de los Bancos de Alimentos de México y la FAO. A la fecha ha sesionado ocho veces.
  2. Proyecto “Creación de cadenas productivas en las costas de México”. Disminución del desperdicio de pescados y mariscos y que se desarrollará específicamente en los 37 municipios costeros de zonas del golfo, pacífico y caribe mexicano. Participan SE, SCT, SAGARPA, SEMARNAT y SEDESOL.
  3. Mayor presupuesto para el fondo sectorial SEDESOL-Conacyt. Científicos mexicanos aportarán soluciones técnicas y prácticas a la pérdida de alimentos, por cadena alimenticia y por regiones del país.
  4. Trabajo coordinado de la Asociación de Bancos de Alimentos de México y DICONSA. Distribución de alimentos recuperados a las zonas más pobres de México. La Asociación recibe las donaciones de alimentos y DICONSA los distribuye.

Te puede interesar: Cómo evitar el desperdicio de alimentos frente al Covid-19

Compromiso de la industria para evitar desperdicio de alimentos

El Consumers Goods Forum (CGF), una red integrada por 400 de las empresas más grandes de bienes de consumo, junto con Champions 12.3, una coalición de líderes que se han movilizado para reducir el desperdicio de comida a nivel global y que forma parte del World Resources Institute. Juntos hacen un pronunciamiento para estandarizar las etiquetas de caducidad de alimentos en todo el mundo para 2020.

La Junta Directiva del CGF, que incluye a representantes de empresas como Tesco, Kellogg, Walmart, Campbell Soup, Bimbo, Pick n Pay, Nestlé, Carrefour y Unilever, aprobó por unanimidad el pronunciamiento para simplificar las etiquetas de caducidad.

En este pronunciamiento se declara que los comerciantes y los productores de alimentos deben adoptar tres medidas importantes para simplificar las etiquetas de caducidad y reducir el desperdicio de alimentos para el año 2020:

  1. Una sola etiqueta a la vez.
  2. Elección entre dos etiquetas: una fecha de caducidad para artículos perecederos (por ejemplo, “Usar antes de”) y un indicador de la calidad para alimentos no perecederos (por ejemplo, “Mejor si se usa antes de”). El texto concreto se adaptará al contexto regional.
  3. Educación de los consumidores para que comprendan mejor el significado de las etiquetas de consumo.

Te puede interesar: Embalaje que previene el desperdicio de alimentos



Autor

Guillermina García

Periodista especializada. Más de 10 años de experiencia en sectores como logística, negocios, industria plástica, tecnologías de la información, industria de alimentos y packaging.


Relacionado

Te podría interesar