La resiliencia y la salud inmunológica, destacan en el estudio ‘Mind the Gap’

La importancia de la salud inmunológica para promover la resiliencia es el tema de un nuevo recurso 'Mind the Gap' desarrollado por IADSA.

 |   diciembre 2, 2021
Salud inmunológica


La importancia de la salud inmunológica para promover la resiliencia es actualmente una de las preocupaciones sociales más comentadas del mundo. La Organización Mundial de la Salud ha dicho que tiene un papel muy destacado en prácticamente todos los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

La nueva edición de Mind the Gap, titulado ‘Fighting Fit: Building Resilience through Nutrition’ explora cómo el apoyo a la salud inmunológica a través de la nutrición es fundamental para la resiliencia. También destaca cómo 2 mil millones de personas en todo el mundo no consumen los nutrientes adecuados. Lo que les dificulta mantener un sistema inmunológico que funcione normalmente y demostrar resiliencia.

Al respecto, Simon Pettman, Director Ejecutivo de IADSA, señala: “Con la ingesta inadecuada de nutrientes tan generalizada, necesitamos encontrar formas de ayudar a las personas a mantener una salud inmunológica normal y lograr una mayor capacidad de recuperación. Una mejor educación nutricional es clave. Actuar ahora podría transformar la vida de millones de personas”.

Salud inmunológica: una tendencia en el contexto actual

La salud inmunológica es un tema de gran interés a nivel mundial principalmente en el último año. Con un incremento potencial durante la cuarentena debido a que las personas buscan ser proactivas en su bienestar y en la posibilidad de prevenir enfermedades.

La construcción de un sistema inmune fuerte comienza desde la gestación, continúa de manera crucial durante los primeros años de vida, evoluciona durante la infancia a través de la exposición a múltiples desafíos, y continúa su proceso durante la edad adulta.

El sistema inmune adquirido no es congénito, se aprende. Y este proceso comienza cuando el sistema inmunológico de la persona encuentra a invasores extraños y reconoce sustancias no naturales (antígenos). Ellos se adquieren a través de las vacunas o la exposición a ciertos patógenos. Son barreras químicas y biológicas.

Te puede interesar: Salud inmunológica, prioridad en la industria alimentaria



Autor

Guillermina García

Periodista especializada. Más de 10 años de experiencia en sectores como logística, negocios, industria plástica, tecnologías de la información, industria de alimentos y packaging.


Relacionado

Te podría interesar