Certificaciones ambientales, herramienta de sostenibilidad

 |   noviembre 13, 2020
normatividad-y-certificaciones
Normatividad y certificaciones
certificaciones


La tendencia por los alimentos saludables trae consigo una mayor conciencia por parte de los consumidores por preferir los productos que son amables con el medioambiente y para ello, las compañías deben cumplir con algunas certificaciones que son fundamentales dentro de la industria alimentaria.

Marcela Leal, Directora de Licenciatura en la Universidad Maimónides en Argentina y Consultora en Sustentabilidad y Desperdicio de Alimentos, comparte que diversas empresas quieren reivindicar sus procesos amigables con el medio ambiente con sellos y certificaciones que demuestran que sus productos son ecofriendly.

De acuerdo con la experta, los estudios de tendencias de producción y consumo ecológico nos informan que los consumidores han comenzado a percibir los beneficios que implican lo productos ecológicos para el planeta, es por ello que las certificaciones son imprescindibles.

Leal explica que hay un proceso de certificación contribuye al desarrollo tecnológico de una organización y genera también un posicionamiento que facilita la apertura a nuevos mercados, dado que les permite que las organizaciones pueden acceder a mercados que exigen normas internacionales de calidad, así como ganar consumidores.

NORMA ISO 14001

Como sabemos, la Organización Internacional de Normalización o ISO (International Organization for Standarization) se centra en conseguir estándares internacionales. En el caso de la norma ISO 14001, el objetivo consiste en implementar un Sistema de Gestión Ambiental cumpliendo los requisitos que sean necesarios.

Esta norma de Sistemas de Gestión Ambiental (SGA) consigue que las empresas puedan demostrar que son responsables y están comprometidas con la protección del medio ambiente, pero hay que considerar que las normas estipuladas por ISO 14001 no fijan metas ambientales para la prevención de la contaminación y la protección del medio ambiente.

La norma establece herramientas y sistemas enfocados a los procesos de producción al interior de una empresa u organización, y de los efectos o externalidades que de estos deriven al medio ambiente, ayuda de esta forma a reducir los riesgos ambientales.

En este sentido, seguir una norma ISO puede presentar una dificultad en la actividad de la empresa a la hora de implantarla, ya que podría modificar alguno o varios de los procedimientos frecuentes que sigue la empresa para cumplir con los requisitos exigidos.

La norma ISO 14001 ayuda a gestionar e identificar los riesgos ambientales que pueden producirse internamente en la empresa mientras realiza su actividad. Con la identificación y gestión de los riesgos que se consigue con esta norma, se tiene en cuenta tanto la prevención de riesgos como la protección del medio ambiente, siguiendo la normativa legal y las necesidades socioeconómicas requeridas para su cumplimento.

Marcela Leal destaca otras certificaciones para las empresas sustentables:

  • OCS (Operation Clean Sweep): Se relaciona con la reducción de microplásticos. Es una iniciativa mundial de la industria de los plásticos para reducir posibles pérdidas de pellets (microplásticos primarios) en forma de granza, escamas o resina en polvo, en el medio ambiente. Esta iniciativa voluntaria, se ha implementado en muchos países de América del Norte. En países como España, la adhesión a la misma es por medio de la Asociación Española de Industriales de Plásticos (ANAIP), por ejemplo.
  • Certificación Residuo Cero: Enfocado para gestionar adecuadamente los residuos. A escala global estamos presenciando un incremento del volumen de residuos generados. Acciones como el abandono, la gestión inadecuada de los mismos conduce a impactos muy negativos (contaminación del agua, suelo, aire por ejemplo), con consecuencias en los ecosistemas y en la salud humana.

Esta certificación corresponde al ámbito de actuaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), el G20 (Grupo de los Veinte/ principal foro de coordinación de políticas macroeconómicas entre las 20 economías más importantes del mundo), el Plan Estatal Marco de Gestión de Residuos (PEMAR), la Unión Europea y España en lo relacionado con la Economía Circular.

Declaraciones Ambientales de Producto:

Aquí entra la Global EPD (Environmental Product Declarations), norma que aporta el perfil ambiental, caracterizando así a un producto que es respetuoso con el medio ambiente con base en la información del CICLO DE VIDA conforme a normas internacionales y datos ambientales cuantificados. La elaboración del análisis del ciclo de vida se realizará conforme a las Reglas de Categoría de Producto publicadas como norma técnica.




Relacionado

Te podría interesar