Reciclaje de botella a botella con un proceso innovador del PET

Gracias a la innovación se pueden tener botellas de PET nuevas a partir de botellas viejas con un proceso de reciclaje económico.

 |   agosto 6, 2021
botellas de PET reciclado


El tereftalato de polietileno (PET) juega un papel cada vez más importante en el reciclaje, debido al gran volumen de materiales de embalaje que se utilizan en la actualidad. El PET es un material de muy alto valor, que posee propiedades extremadamente buenas para el reprocesamiento.

Su uso en continua expansión en botellas individuales y reutilizables, así como su recuperación a través de sistemas de depósito, aumentan su valor. En consecuencia, puede resultar lucrativo para las empresas centrarse en el reciclaje de PET.

Este material de alto valor está en camino de asumir una función clave en el camino de la industria del plástico hacia una economía circular. Las escamas de PET ahora se pueden procesar sin secado previo en gránulos utilizando extrusoras de doble tornillo. A continuación, se condensan en el reactor SSP (policondensación en estado sólido) y se vuelven a procesar nuevamente en botellas con la calidad de material virgen.

escamas de PET

Innovando el  reciclaje de botellas de PET

Antes de que el PET pueda ser reprocesado, primero debe triturarse en escamas y luego limpiarse. Las tecnologías ordinarias requieren el pre secado, la cristalización o la aglomeración de las escamas de PET después del lavado. Sin embargo, utilizando una tecnología especializada, el PET triturado se puede alimentar directamente en la extrusora de doble husillo* y se puede mezclar.

Los copos triturados se introducen de forma fiable en una extrusora utilizando alimentadores SWB (Smart Weigh Belt) de alta precisión o alimentadores. Además, se pueden agregar otros materiales triturados, nuevos materiales o mezclas.

La fusión, la desvolatilización intensiva y la homogeneización completa tienen lugar en la sección de proceso ZSK antes de que la masa fundida se transfiera a través de una bomba de engranajes y un filtro con un cambiador automático de paquetes de tamices a una hebra o peletizadora submarina para la producción de pellets.

Después, los gránulos se condensan en un reactor SSP. La calidad de los pellets cumple con los requisitos del material virgen. Han recibido la Carta de no objeción de la FDA que certifica que cumplen con los estándares para plásticos aptos para alimentos y, por lo tanto, pueden procesarse en botellas una vez más.

*Hace referencia a las extrusoras de Coperion ZSK

Te puede interesar: Así contribuyen las botellas a la eficiencia del reciclaje



Autor

Guillermina García

Periodista especializada. Más de 10 años de experiencia en sectores como logística, negocios, industria plástica, tecnologías de la información, industria de alimentos y packaging.


Relacionado

Te podría interesar