Innovan envases compostables con cáscaras de almendras y suero de queso

Como parte del proyecto europeo Ypack, investigadores de IATA desarrollaron envases compostables a partir de suero de queso y cáscara de almendra.

 |   octubre 24, 2022
envases-compostables


En 2018 nace el proyecto europeo Ypack que tras tres años de investigación y siete millones de euros en inversión desarrolló a partir de suero de queso y cáscaras de almendras tres envases compostables:

  • Una bandeja
  • Dos películas de contacto alimentario

Esto se logró gracias a un equipo liderado por el Instituto de Agroquímica y tecnología de los Alimentos (IATA) lograba crear un envase activo y biodegradable.

 

ARTÍCULO DESTACADO:
Soluciones para crear bebidas alcohólicas diferenciadas
Leer artículo

El material empleado es capaz de desintegrarse en un plazo máximo de 90 días y de alargar la vida útil de algunos productos frescos hasta 48 días.

De acuerdo con José María Lagarón, investigador del IATA-CSIC y coordinador del proyecto, es la primera vez que se muestra la implementación industrial completa del envase. Con estudios positivos de biodegradación, alergenicidad y vida útil.

Te puede interesar: Investigadores de una universidad checa desarrollaron envases comestibles para alimentos

Suero de queso y cáscaras de almendras

El envase ideal implica huellas de carbono e hídricas más bajas, es biodegradable, está diseñado ecológicamente. Es seguro y tiene propiedades de conservación adecuadas para minimizar el desperdicio de alimentos.

Para producir los envases ideados se optó por los polihidroxialcanoatos (PHAs), es decir, poliésteres producidos en la naturaleza por microorganismos. Así los nuevos recipientes serían compostables.

 

ARTÍCULO DESTACADO:
Edulcorantes naturales para crear grandes experiencias de dulzor
Leer artículo

Esto significa que la degradación biológica del envase se produce en un tiempo controlado que, en este caso, es de un plazo máximo de 90 días tras desecharse.

Partiendo de residuos de frutos secos se empezó a definir la composición del nuevo material. No obstante, la idea del proyecto no se limitaba a crear un envase pasivo que protegiera el alimento del medio exterior. Sino que la idea era un recipiente activo que participara en su conservación.

Te puede interesar: La sostenibilidad de envases de cartón sería mayor que la de los envases de plástico

Envaes-del-proyecto-Ypack

Partiendo de residuos de frutos secos se empezó a definir la composición del nuevo material.

El consumidor y los envases compostables

El nuevo envase fue aceptado por los usuarios. Quienes valoraron de forma positiva las nuevas tecnologías de envasado y ninguno rechazó el uso de subproductos provenientes de frutos secos o queso.

Su color terrizo y tacto microgranulado recuerda a los primeros papeles reciclados: renovables, biodegradables y funcionales. Los envases transmiten una idea de procedencia natural que agrada al consumidor.

Por otra parte, tras gestionar 5 toneladas de biopolímeros, se logró escalar la producción industrial de dos de los productos.

A pesar de cumplir con el espíritu de la directiva de la Unión Europea, no se escaló la producción de la película activa debido a las barreras legislativas.

El proyecto terminaría dejando una tarea pendiente: combinar las necesidades del mercado, las regulaciones de la UE y el desarrollo de innovadores materiales de embalaje.

Te puede interesar: Así sería la aplicación de la nanotecnología dentro de la industria del envase

 

Más recientes:



Autor

Guillermina García

Periodista especializada. Más de 10 años de experiencia en sectores como logística, negocios, industria plástica, tecnologías de la información, industria de alimentos y packaging.


Relacionado

Te podría interesar