Empaques adecuados para reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos

El uso de empaques adecuados para evitar pérdidas y desperdicio de productos alimenticios puede beneficiar al medio ambiente.

 |   octubre 19, 2021
Empaques-de-plástico


El empaque juega un papel importante para mantener los alimentos frescos, ya sea que esté hecho de vidrio, plástico, metal, papel o bambú. Debe garantizar que sean seguros y extender su vida útil para reducir las pérdidas y el desperdicio.

Al mismo tiempo, la pérdida y el desperdicio de alimentos también conllevan una enorme carga ambiental. Los alimentos perdidos y desperdiciados significan una pérdida de todos los recursos que se utilizan para producirlos, como agua, suelo, energía y más.

Las soluciones de empaque circular se centran en un enfoque de reducción, reutilización y reciclaje, que incluye minimizar el plástico de un solo uso, fomentar la reutilización y el reciclaje de materiales y mejorar la economía y la calidad de los materiales plásticos reciclados.

Soluciones de empaques que reducen la pérdida y el desperdicio de alimentos

1.Empaque reutilizable

La pérdida de alimentos es la disminución de la cantidad o calidad de los alimentos hasta la etapa de venta al por menor. Un empaque a granel deficiente o un manejo inadecuado a lo largo de la cadena de suministro se encuentran entre las principales causas de daños y deterioro.

En el caso de frutas y verduras, las pérdidas resultantes de la compresión y abrasión tienden a ser mayores durante el transporte. Esto compromete la calidad y el valor económico de los productos frescos. El uso de envases adecuados puede reducir significativamente estas pérdidas, protegiendo los productos en tránsito y, en última instancia, reduciendo la huella de carbono de los alimentos.

2. Soluciones de empaques innovadores y sostenibles

El uso de materiales sostenibles es una de las formas más importantes de minimizar el impacto de los empaques en el medio ambiente.  En muchos países, los productos frescos se venden desde hace mucho tiempo en el envase más natural de todos: las hojas.

Si bien las hojas no son suficientes para proteger la fruta durante el transporte, a nivel minorista son una buena alternativa al plástico. Ya que ayudan a mantener los alimentos frescos hasta que se venden.

El empaquetado de productos frescos es una práctica popular en todo el mundo en desarrollo en vista del alto costo y el acceso limitado a otras opciones de empaque. Por ejemplo, los espárragos y las verduras de hoja se envuelven comúnmente con hojas de plátano o papel periódico antes de unirlos y venderlos como un paquete.

3. Envases recargables

A veces, debido al gran tamaño de los envases al por menor, los consumidores compran más alimentos de los que necesitan y, a menudo, tiran lo que no pueden usar. Los envases recargables, como los envases de vidrio o acero inoxidable que se pueden limpiar, ofrecen a los consumidores la oportunidad de comprar alimentos en formatos sueltos o a granel en los puntos de venta.

En 2018, un tendero holandés se convirtió en el primero en ofrecer un pasillo sin plástico a sus clientes. Poco después, un conocido supermercado del Reino Unido hizo lo mismo, y muchos supermercados ahora ofrecen esta opción.

Sin embargo, los diseños innovadores de envases que evitan el contacto humano con el producto durante el llenado son importantes para evitar la contaminación cruzada y los riesgos de seguridad alimentaria.

Te puede interesar: Envases de papel generan menor impacto ambiental que los reutilizables



Autor

Guillermina García

Periodista especializada. Más de 10 años de experiencia en sectores como logística, negocios, industria plástica, tecnologías de la información, industria de alimentos y packaging.


Relacionado

Te podría interesar