La transición energética, un reto en la industria alimentaria

La transición energética tiene como meta un abastecimiento basado en energías de bajo impacto ambiental.

 |   junio 23, 2022
Transición-energética


El objetivo de la transición energética no es solo minimizar el riesgo, sino también reducir el impacto sobre el clima y asegurar el abastecimiento. Con la dinámica expansión de las energías renovables se logró aumentar considerablemente el porcentaje de energía libre de anhídrido carbónico en el mix energético.

La subida de los precios de la energía amenaza la rentabilidad de las empresas. En los últimos años ya se han tomado medidas eficaces para mejorar la eficiencia energética en la industria alimentaria y se ha reducido considerablemente la intensidad energética.

El aumento de los precios de la energía en todo el mundo no se detiene en el mercado y supone un gran reto, especialmente para la industria alimentaria, que hace un uso intensivo de la energía. Esto pone de manifiesto la elevada demanda de proyectos para mejorar la eficiencia energética y el uso de fuentes de energía renovables en el sector.

ARTÍCULO DESTACADO:
Natural Brown, la alternativa al color caramelo de Sensient Food Colors
Leer artículo

El auge del sector fotovoltaico y el creciente interés por el almacenamiento energético y los sistemas de autoconsumo, ofrecen oportunidades de mercado para los fabricantes europeos.

Te puede interesar: Descarbonización: clave en la eficiencia energética en la industria de alimentos y bebidas

Las claves en la transición energética

El desarrollo industrial y la demanda energética están asociados, lo que requiere:

  • Soberanía energética, aligerando la factura con autoabastecimiento.
  • Diversificación energética, con diferentes fuentes para evitar la dependencia de un único suministro.
  • Costes competitivos, mediante un mix sostenible que ayude a la industria y a la economía a ser competitivas internacionalmente.
  • Ahorro y eficiencia, mediante la reducción de la intensidad.
  • Reducción del impacto ambiental sin afectar a los recursos.

La digitalización será un factor esencial en el proceso de transición energética, sin electricidad no hay digitalización. Es el elemento esencial en la operativa de todas sus líneas de negocio. Desde la generación a la distribución de energía, hasta la relación con el cliente: el desarrollo de las smart grids, las redes inteligentes que introducen las tecnologías de la información y la telecomunicación en las redes eléctricas, resulta clave para mejorar la eficiencia del sistema eléctrico.

Te puede interesar: Esta es la ruta para la descarbonización alimentaria y garantizar el cuidado ambiental

Lo último en Seguridad alimentaria y Normatividad



Autor

Guillermina García

Periodista especializada. Más de 10 años de experiencia en sectores como logística, negocios, industria plástica, tecnologías de la información, industria de alimentos y packaging.


Relacionado

Te podría interesar