1 de Marzo de 2024

logo
Maquinaria para envasado y procesamiento

Sustentabilidad del envase plástico y su futuro

Carlos Juárez
Sustentabilidad del envase plástico y su futuro

Compartir

La sustentabilidad del envase plástico se basa sobre tres líneas: ecodiseño, materiales reciclados y materiales biodegradables.

Es una evidencia que los consumidores cuentan cada vez con una mayor conciencia medioambiental a la hora de llenar su cesta de la compra.

Se trata de una tendencia que tiene un especial impacto en los envases y embalajes que contienen aquello que consumen, y la industria del plástico no ha tardado en dar respuesta a estas inquietudes. El resultado son tres grandes líneas de trabajo e investigación para el desarrollo de nuevos productos: la del ecodiseño, la incorporación de materiales reciclados y el desarrollo de materiales biodegradables.

 

Ecodiseño

 

El ecodiseño consiste en integrar criterios ambientales desde la etapa de diseño del envase. Esto es especialmente importante si se considera que el 80% de los impactos ambientales de un producto están definidos desde que se concibe la idea del producto o envase.

Y aunque habitualmente, el ecodiseño se asocia únicamente a la reducción de peso del envase o a la eliminación del sobreenvasado de los productos, el concepto de ecodiseño es mucho más amplio. A través de él se pretenden reducir los impactos ambientales del producto en todo su ciclo de vida, es decir, desde la obtención de las materias primas, hasta la producción, la distribución, su uso y el fin de su vida útil.

A lo largo de todas estas etapas, el ecodiseño ha conseguido entre otras cosas, eliminar la presencia de aditivos contaminantes y metales pesados, reducir el espesor de las piezas manteniendo sus prestaciones, elevar la reciclabilidad de los productos, incorporar materiales reciclados y biodegradables, así como fibras naturales como refuerzo.

Sustentabilidad del envase plástico y su futuro

Reciclado: una segunda vida para los envases plásticos

 

El reciclado es uno de los procesos más conocidos de valorización de los materiales plásticos. Aunque también es posible el reciclado químico, habitualmente al hablar de reciclado se hace referencia al reciclado mecánico, en el que a través de una serie de operaciones basadas en la aplicación de presión y temperatura, el plástico es recuperado para su posterior transformación.

Pero la tendencia en reciclado no es solo utilizar material reciclado para fabricar nuevos productos, sino incrementar la reciclabilidad de algunos productos en los que actualmente existen dificultades.

En este sentido, AIMPLAS está involucrado en el proyecto C-CALPE, un trabajo de investigación para conseguir una nueva generación de envases plásticos reciclables para fiambres y alimentos preparados como las pizzas. Esto supone una novedad respecto a los envases utilizados habitualmente en el sector, que para lograr una mayor duración del contenido se elaboran con varias capas de materiales con propiedades diferentes y que por lo tanto dificultan el reciclado.

Sustentabilidad del envase plástico y su futuro

Los biopolímeros: alternativa sostenible

 

Los biopolímeros se plantean como alternativas que pueden hacer de un envase un producto más sostenible. Cuando se habla de biopolímero hay que pensar en varias opciones: polímeros que tienen un origen renovable (frente a materiales derivados de petróleo), polímeros que son biodegradables o ambas características a la vez.

Un biopolímero compostable es aquel capaz de descomponerse totalmente y en menos de seis meses por la acción de microorganismos dando lugar a compost, para ser empleado como abono en jardines o cultivos. Esta reacción de biodegradación se produce en unas condiciones determinadas de temperatura, humedad y población de microorganismos en el medio, por lo que durante su vida útil mantienen sus propiedades y se comportan como cualquier otro polímero.

En el mercado existen ya numerosos biopolímeros disponibles a nivel comercial, si bien su precio suele ser aún superior al de los polímeros convencionales, lo que limita su utilización en algunas aplicaciones.

Las tendencias actuales de investigación en biopolímeros pasan principalmente por su obtención a partir de residuos agrícolas o industriales (en el caso de los de origen renovable), mejora de sus propiedades mediante la incorporación de aditivos también biodegradables o la combinación de materiales y el aumento de la capacidad de producción. Este incremento supondría una reducción de su coste frente a los polímeros convencionales, una de las principales limitaciones tal como se ha señalado antes.

Cosmética sostenible

 

En este sentido, el pasado mes de junio la industria cosmética ha alcanzado un hito tecnológico con el desarrollo del primer tubo renovable y biodegradable para cremas cosméticas a partir de almidón de maíz, remolacha y azúcares gracias al proyecto BIOTUBO en el que participa AIMPLAS. Este envase flexible, que protege de la humedad y preserva el aroma de la crema cosmética, respetando su vida útil estimada en tres años, es sin embargo capaz de descomponerse en materia orgánica en seis meses.

El reto del nuevo envase ha consistido en sustituir los plásticos utilizados tradicionalmente en los tubos de los productos cosméticos por plásticos de origen natural y biodegradable, algo complejo si se tiene en cuenta el largo ciclo de vida, cercano a los tres años que tienen los productos de belleza, frente a la paulatina descomposición del material biodegradable.

Sustentabilidad del envase plástico y su futuro

Alimentos que envuelven alimentos y envases activos

 

En el caso de la industria alimentaria, existen dos tendencias en el desarrollo de envases plásticos renovables y/o biodegradables. Una de ellas es la que permite compatibilizar el envase biodegradable con propiedades de envases activos y la otra es la del alimento que envuelve al propio alimento.

En el primer caso, el proyecto PLA4FOOD en el que ha participado AIMPLAS se ha convertido ya en un caso de éxito, ya que a través de él se ha desarrollado un envase activo y biodegradable para frutas y verduras cortadas y lavadas.

En definitiva, el envase del futuro que se está gestando en los centros tecnológicos y departamentos de investigación de las empresas será un envase sostenible. Pensado en verde desde su mismo diseño fabricado con materiales renovables, biodegradables o reciclados, en ocasiones a partir de los residuos de los propios productos que contienen, y reciclables 100%, sostenibles 100%.

Por: Eva Verdejo Andrés, Responsable de Sostenibilidad y Valorización Industrial de AIMPLAS (Instituto Tecnológico del Plástico)

Carlos Juárez

Licenciado en periodismo y reportero de THE FOOD TECH® y THE LOGISTICS WORLD® con más de 15 años de experiencia. También cubre fuentes mundiales, de economía y negocios, y colabora para UnoTV.

Relacionadas

Maquinaria para envasado y procesamiento

Especialistas destacan la necesidad de automatización en el envasado de productos de confitería

Las máquinas de envasado pueden adaptarse fácilmente a la continua innovación en envases

Maquinaria para envasado y procesamiento

6 tendencias en la automatización de productos para 2024

La inteligencia artificial y las tecnologías sobresalen en las tendencias de la automatización

Las más leídas

Ingredientes y aditivos alimentarios

Immunocal, el aislado proteico del suero de leche que revoluciona la industria alimentaria

El poder del suero de leche concentrado en un aislado proteico único

Tendencias de consumo

Innova Market Insights revela las tendencias para 2024 en alimentos y bebidas

Las tendencias 2024 de Innova Market Insights se trazan gracias a la demanda de los consumidores

cannabinoide

Ingredientes y aditivos alimentarios

5 datos sobre las gomitas de CBD que debes conocer

El  CBD ha aumentado su popularidad, pero no se debe consumir como golosina y estar informado

Tendencias de consumo

7 tendencias de alimentos que se verán en 2024

Alimentación consciente con alternativas o análogos es una constante de las tendencias del 2024

Lo último

Industria alimentaria hoy

El Gobierno de México erradica una plaga agrícola de chinche marrón marmoleada

La plaga puede afectar a más de 100 frutas, hortalizas, frutos secos y plantas ornamentales

Industria alimentaria hoy

Las frutas y verduras con PFAS en la UE se han triplicado en diez años, según estudio

En 2021 frutas cultivadas en Europa como fresas, melocotones y albaricoques estaban contaminadas

Industria alimentaria hoy

Bonafont celebra sus 20 años de Carrera

La misión de la marca es brindar propuestas de hidratación saludable de manera sustentable