Preocupación por el aumento en precios de la harina

La inflación y carestía han afectado a varios productos de la canasta básica, incluidas las harinas, lo que impacta a diversos sectores del país.

 |   Actualizada - mayo 25, 2022
Cooking. Rolling pin and eggs in the flour


La harina es parte fundamental de la dieta en el mundo, basta recordar que los cereales de los que se obtiene formaban parte de la alimentación de las primeras civilizaciones, quienes recurrían a la caza y la agricultura para subsistir.

A pesar de que la Unión Europea es en efecto, el principal productor de trigo en el mundo, China es el país que por sí solo encabeza el listado con 136,900 miles de toneladas métricas por año. Le siguen India con 109 mil 502 y Rusia con 75 mil 500″, apunta Statista.

RECOMENDADO
Ingredientes funcionales para crear productos que inspiren a una salud duradera y proactiva
Leer artículo
RECOMENDADO
Preocupación por el aumento en precios de la harina
Leer artículo
RECOMENDADO
McDonald’s, ¿qué hay detrás de su cadena productiva?
Leer artículo

Sin embargo, ciertos factores externos a la producción de granos y cereales han hecho que los costos aumenten. Tres de los más significativos son:

  • El cambio climático, que reta continuamente a los productores y científicos a producir suficiente alimento, algunas veces con alteraciones para sobreponerse a plagas y/o exponiéndose a químicos y fertilizantes para mejorar su rendimiento.
  • Rusia y Ucrania, cuyo aporte en la producción de cereales se ha detenido debido al enfrentamiento que se mantiene entre ambas naciones europeas.
    Es de saberse que el precio del trigo se ha elevado un 37% desde que comenzó el conflicto internacional; sobre todo, considerando que Rusia exporta el 12% de trigo que se consume en el mundo, y que Ucrania es considerado el “granero” de Europa, debido a su posición como tercer país productor de este cereal a nivel internacional, apunta Infobae.
  • La falta de rutas comerciales a raíz de la pandemia por Covid-19, que hasta la fecha continúa mermando la producción, distribución y compra de insumos dentro de una economía global incierta.

Por estas y otras razones, el costo de la harina y varios ingredientes de la canasta básica de alimentos se han visto afectados, lo que causa impacto no sólo en los precios al consumidor sino en cada eslabón de la cadena productiva de alimentos.

Los precios de las principales harinas con las que se elabora el pan han subido desde febrero. Parte de este aumento se debe a las interrupciones de suministros y los costos elevados de exportaciones.

Seguro te interesa: Conflicto entre Ucrania y Rusia complica el panorama para la industria alimentaria

Las reacciones de Latinoamérica ante el desabasto y altos costos en la harina

Aunque distintas naciones de América Latina han hecho esfuerzos para mantener la inflación y los costos de sus productos en niveles controlados, la situación ha alcanzado cifras alarmantes, pues se ve el caso de Sahel en África como un indicador de un futuro que podría alcanzar cifras récord.

La situación de algunos países es la siguiente:

  • Argentina tenía a su favor una cosecha récord este año. A pesar de ello, los costos de su producción se han elevado un 35% en comparación a 2021, según apuntan los reportes de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Esto, debido a la disminución global en la producción de trigo y el aumento en las cotizaciones a nivel internacional, ocasionadas por el conflicto armado en Europa.
  • Brasil dio las mismas razones mediante un comunicado de la Asociación Brasileña de Industrias de Galletas, Pastas y Panes y Pasteles Industrializados (ABIMAPI, por sus siglas en portugués), donde revelaron que Rusia y Ucrania contribuyen con casi el 30% del trigo que se exporta a nivel mundial.
  • Chile mantuvo estables sus costos de venta de trigo, pero cuando se sumaron factores como la producción y el transporte, los precios totales se elevaron 50%. Del mismo modo, el pan como producto terminado ha aumentado 15% en comparación al año anterior.
  • Colombia ha tenido un rol distinto en esta problemática, pues sus principales exportadores de trigo son Canadá y Estados Unidos. Sin embargo, ya que la producción disminuyó este año, se enfrentan a una tasa de inflación en alimentos y bebidas del 20%.
  • El Salvador se encuentra en un panorama similar, pues acorde a la Mesa Nacional de Panificadores Artesanales de El Salvador (MENAPAES), desde septiembre de 2021 el costo de los costales de harina ha aumentado 62%. Este no es el único pesar del sector panadero, pues ingredientes como la manteca, azúcar y el huevo también están al alza.
  • Guatemala igualmente ha fijado sus costos en función de factores externos. En palabras de Francisco Cárdenas, director estratégico de la Gremial de Proveedores de Insumos Agrícolas (Gremiagro), Guatemala es un país importador de materias primas, lo que se ha visto reflejado en el 90% del costo de su materia prima.
  • Haití sufre con más de un insumo, en su caso el frijol, arroz y maíz se han visto afectados debido a inundaciones. El panorama general deja a la población con acceso a la canasta básica a un costo 40% más elevado que el año anterior, sin mencionar las condiciones de hambre que se viven en la región.
  • Honduras también ha puesto al descubierto el aumento que se vive no sólo en los insumos por sí mismos, sino en el ramo de los fertilizantes para contribuir a su producción autónoma. Curiosamente, el 7% del trigo que se consume en Honduras proviene de El Salvador, el 6% de Canadá y el restante se importa de Estados Unidos.
  • México ha tenido una racha similar a la de Chile, en el sentido de que los costos de producción y transporte son quienes han afectado a la inflación. Este indicador se posicionó en un aumento del 7.72% en un nivel general en la primera semana de abril, según apunta el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), convirtiéndose en el nivel más alto en 21 años. A manera particular, el pan blanco ha aumentado su precio un 18.99%, las harinas de trigo subieron un 16.62% y el maíz 11%, de acuerdo con el Banco de México (Banxico).
  • Nicaragua sufre un aumento de costos superior al 10%, que con los incrementos en combustibles sumándose a las pérdidas de cosechas, condiciona el desarrollo de la industria y la afecta mensualmente.
  • Perú tiene como los cereales más caros en el mercado al trigo y el maíz, mientras que el arroz se mantiene en un rango estable. Los expertos en panificación han dado prioridad a las harinas extranjeras sobre las nacionales, pues según afirman, la suya es “pobre de gluten”.
  • República Dominicana cuenta con un subsidio a la harina que amortigua el 20% de los costos para la industria. A pesar de ello, insumos como la levadura, azúcar y aceite han aumentado por encima del 11%, por lo que los efectos adversos de la inflación también se sienten en el bolsillo.
  • Uruguay ha aumentado de forma gradual los costos del arroz, maíz y trigo. La ventaja con la que cuentan es que la escalada de costos comenzó más tarde para ellos debido a que en febrero aún habían podido controlar la alza en materias primas.

Con semejantes problemáticas, la industria de la panificación se ha visto en la necesidad de tomar algunas medidas no del todo populares. Algunas de ellas consisten en reducir el tamaño de los panes, otras en aumentar el costo de los productos o bien, en cambiar de giro momentáneamente.

Por lo menos el 50% de los costos en la producción de pan, dependen de forma directa de los valores en los que se comercializa la harina de trigo.

No dejes de ver: Advierten colapso del sistema alimentario por el conflicto Rusia-Ucrania

NOVEDADES DE 
THE FOOD TECH | SUMMIT & EXPO



Autor

Redacción THE FOOD TECH

Equipo editorial de THE FOOD TECH conformado por periodistas especializados en la industria alimentaria, tecnología, procesos, empaques e ingredientes alimenticios.


Relacionado

Te podría interesar