13 de Abril de 2024

logo
Diseño e innovación para empaque

Ecodiseño y biodegradabilidad

Carlos Juárez
Ecodiseño y biodegradabilidad

Compartir

Ecodiseño y biodegradabilidad son los conceptos de moda. Actualmente estamos inmersos en un mundo cuyo enfoque se ha dirigido a implementar soluciones encaminadas a reducir el impacto negativo de la actividad industrial hacia el medio ambiente.

Este tema no es nuevo, ya que, desde hace casi 40 años, se han realizado varias cumbres donde se han promulgado el deterioro que han venido presentando los recursos en todo el mundo.

En 1972 en Estocolmo se desarrolló la llamada cumbre del desarrollo humano, allí fue donde por primera vez se trató el tema del medio ambiente y desarrollo sostenible.

En 1992 la conferencia de las Naciones Unidas sobre el medio ambiente y el desarrollo se llevó a cabo en Río de Janeiro, ahí acordaron en que la protección del ambiente, el desarrollo social y el desarrollo económico eran fundamentales para lograr el desarrollo sostenible.

Asimismo, se consensó la definición de desarrollo sostenible que años atrás (1988) se había presentado en el Informe Brundlandt: “Es el desarrollo que satisface las necesidades actuales de las personas sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones para satisfacer las suyas.”

En el 2002 se desarrolló la cumbre de Johannesburgo en Sudáfrica, llamada cumbre mundial Rio +10, en la que se brindó la oportunidad para que el mundo avance en pos del Desarrollo Sostenible, mejorando así las condiciones de vida y se puedan satisfacer las necesidades actuales y futuras pero sin deteriorar el planeta.

Actualmente, se han venido realizando reuniones y cumbres enfocadas a este tema.

Asimismo, las relaciones entre los países desarrollados y países en vías de desarrollo han sido conducidas desde la Conferencia de Río por un nuevo conjunto de principios innovadores, como los de “responsabilidad compartida, pero diferenciada entre los países”, de “el que contamina paga” y de “patrones sostenibles de producción y consumo”.

 

El ecodiseño como respuesta

 

Por lo que podemos ver, el desarrollo sostenible no es una idea nueva. Muchas culturas a través de la historia humana han reconocido la necesidad de armonía entre la naturaleza, la sociedad y la economía.

Lo que es nuevo, es la articulación de estas ideas en el contexto de una sociedad global industrial y de información.

Para la industria de envase y embalaje, estas acciones no son nuevas ya que las empresas que conforman éste sector han tenido un cuidado muy especial hacia el medio ambiente. Sobre todo si consideramos que los materiales tales como el vidrio, papel, aluminio y acero, son 100% reciclables.

Para el caso de los materiales plásticos, se han publicado normas para identificar la resina con la que ha sido elaborado el envase para poder seleccionarlo y hacer un adecuado manejo post consumo del material. Por lo que, al momento de diseñar un envase o embalaje se debe considerar un principio básico, deben estar diseñados de modo que tengan el óptimo costo compatible con los requerimientos de protección del producto y al medio ambiente. Lo que se traduce en ecodiseño.

 

¿Qué es el ecodiseño?

 

Es una versión ampliada y mejorada de las técnicas para el desarrollo de productos, a través de la cual la empresa aprende a desarrollarlos de una forma más estructurada y racional.

El ecodiseño conduce hacia una producción sostenible y un consumo más racional de recursos. Además, dicho concepto, está contemplado en la agenda política y de negocios en muchos países industrializados, y es una preocupación creciente en aquellos países en desarrollo.

El Ecodiseño es una metodología ampliamente probada y los resultados de proyectos llevados a cabo tanto en Europa como en Estados Unidos y algunos países Latinoamericanos prometen una reducción de un 30% a un 50% del deterioro del ambiente que a menudo es factible a corto plazo.

La experiencia ha demostrado que comenzar el proceso es relativamente sencillo. El enfoque “paso a paso” que guía a través del proceso y la metodología, está planeado de manera muy práctica.

A través de su aplicación, en diferentes empresas se ha comprobado que este método es capaz de generar excelentes resultados aun desde la primera vez que se aplica.

Reunir información es parte importante de la metodología para obtener una perspectiva del contexto ambiental y económico. El análisis y la información reunida permiten respaldar las decisiones y posibilitan el control de costos.

Los proyectos de desarrollo de productos abarcan muchas consideraciones y el seguir un proceso estructurado dará confianza en las decisiones y estrategias escogidas.

Otro aspecto innovador del ecodiseño es su enfoque sobre todo el análisis del ciclo de vida del producto (ACV), que es parte integral de su aplicación. Es decir, llevar a cabo un método para estimar el impacto ambiental de un producto durante toda su vida, desde la extracción de las materias primas hasta su disposición final o su reutilización.

Es importante destacar que el aprovechamiento de esta oportunidad implicará la reformulación de los productos a partir del diseño mismo y la actuación proactiva a lo largo de todo su ciclo de vida: desde la obtención de las materias primas – que en muchos casos son recursos naturales -, hasta su reintegro al ciclo mismo, al final de su vida útil.

Integrando estas oportunidades como parte de un mismo esquema, es posible obtener múltiples beneficios: minimizar los costos de producción y el consumo de materiales y recursos, optimizar la calidad de los productos, mejorar la vida útil de los productos, seleccionar los recursos más sostenibles o con menor contenido energético, buscar la utilización de tecnologías más limpias y minimizar los costos de manejo de residuos y desechos.

En términos generales, ecodiseño significa que “el ambiente” ayuda a definir la dirección de las decisiones que se toman en el diseño de productos y envases. En otras palabras, el ambiente se transforma en el copiloto en el desarrollo de un producto.

En este proceso se le asigna al ambiente el mismo “status” que a los valores industriales más tradicionales: utilidades, funcionalidad, estética, ergonomía, imagen y, sobre todo, calidad.

En algunos casos, el ambiente puede incluso resaltar los valores tradicionales del ámbito comercial. Por otra parte y desde el punto de vista de los materiales, se están desarrollando alternativas basadas en el ecodiseño de envases. Tal es el caso de la bio-degradabilidad de los materiales.

 

¿Qué es la biodegradabilidad?

 

La capacidad de un medio ambiente natural para romper químicamente por un objeto que se conoce como la biodegradabilidad.

Algunos materiales se descomponen en partes orgánicas mucho más rápido que otros, lo que se conoce como material biodegradable.

La medición de la biodegradabilidad de un material puede determinar cuánto tiempo va a durar en su forma actual.

El proceso que causa la biodegradabilidad es esencialmente la descomposición o putrefacción. Un objeto enterrado o abandonado poco a poco es desintegrado por microorganismos circundantes, las bacterias, y la exposición a los elementos.

Mientras que en algunas ocasiones la biodegradabilidad de algunos materiales es visible en cuestión de días, otros materiales pueden permanecer esencialmente sin cambios durante siglos o incluso milenios.

Esto lleva a una gran preocupación por la cantidad de basura no biodegradable generada a través de diferentes productos y sus envases, dando lugar a un impulso de usar productos más sustentables.

Para impedir la acumulación de compuestos no biodegradables en la naturaleza, existen dos soluciones que actualmente están siendo objeto de investigación: utilizar raíces o cepas microbianas que pueden atacar productos que se pensaba que no eran degradables, o bien desarrollar materiales biodegradables por cepas comunes.

Debido a que la importancia de la biodegradabilidad ha ido tomando interés y fuerza, varios fabricantes han hecho grandes esfuerzos al desarrollar envases biodegradables para los productos que ofrecen al consumidor.

 

Funcionalidad y sustentabilidad

 

Los fabricantes de envases y embalajes, han dirigido durante mucho tiempo el enfoque de la reciclabilidad. Por ejemplo, el papel, cartón, vidrio, aluminio y hojalata.

En el caso particular de los envases y embalajes de plástico, se deben separar según la resina que los conforma para poder ser reciclados. Sin embargo, se han ido desarrollado nuevas fórmulas que permiten la biodegradabilidad de los envases.

Los plásticos biodegradables, realizados a partir de almidón de maíz o de trigo se están fabricando, actualmente, a escala industrial y son utilizados, por ejemplo, para las bolsas de residuos. La degradación de estos plásticos requeriría un período de seis a veinticuatro meses, bajo tierra o en el agua, según la tasa de incorporación de almidón.

Del mismo modo, los plásticos fabricados a base de centeno o de fibras comprimidas, completamente biodegradables, pueden reemplazar a los plásticos derivados del petróleo. Uno de ellos, a base de almidón de centeno, se presenta en forma de materiales granulados destinados a fabricación de platos.

Al modificarse la composición y el proceso de plastificación, se obtienen características técnicas como densidad, módulo de elasticidad, resistencia a la tracción, deformación, etcétera.  Las características de estos materiales son muy similares a las de los polímeros convencionales, de origen petroquímico.

En resumen, podemos decir que envase y producto constituyen una unidad comercialmente indivisible basada en dos elementos principales: la funcionalidad y la sustentabilidad, por lo que el momento concreto para considerar o reconsiderar el comportamiento medioambiental de los productos de consumo es durante el proceso de diseño.

Aquí es cuando se toman decisiones respecto a los materiales, procesos de producción, aspectos de la distribución, la manera en que serán utilizados y las posibilidades sustentables que se tienen para su manejo post consumo.

Referencias:
- CEGESTI , Gestión Ambiental. / www.cegesti.org
- El ecodiseño de envases como valor estratégico / www.ide-e.com
- www.elblogverde.com
Por Asociación Mexicana de Envase y Embalaje (AMEE)

Carlos Juárez

Licenciado en periodismo y reportero de THE FOOD TECH® y THE LOGISTICS WORLD® con más de 15 años de experiencia. También cubre fuentes mundiales, de economía y negocios, y colabora para UnoTV.

Relacionadas

Diseño e innovación para empaque

La lata de Pepsi Black rugió en el festival musical Pal´Norte

La producción de latas de aluminio reciclado es eficiente en términos de energía y carbono  

Diseño e innovación para empaque

PepsiCo lanza empaque de plástico reciclado al 50% para su marca Sunbites

Esta innovación pretende fomentar la sostenibilidad y la circularidad en el packaging de la compañía

Las más leídas

Ingredientes y aditivos alimentarios

Immunocal, el aislado proteico del suero de leche que revoluciona la industria alimentaria

El poder del suero de leche concentrado en un aislado proteico único

Tendencias de consumo

Innova Market Insights revela las tendencias para 2024 en alimentos y bebidas

Las tendencias 2024 de Innova Market Insights se trazan gracias a la demanda de los consumidores

cannabinoide

Ingredientes y aditivos alimentarios

5 datos sobre las gomitas de CBD que debes conocer

El  CBD ha aumentado su popularidad, pero no se debe consumir como golosina y estar informado

Tendencias de consumo

7 tendencias de alimentos que se verán en 2024

Alimentación consciente con alternativas o análogos es una constante de las tendencias del 2024

Lo último

Industria alimentaria hoy

Ball Corporation compartió su Reporte anual de sustentabilidad

La empresa de soluciones en aluminio sigue centrándose en temas sustentables

Industria alimentaria hoy

4 curiosidades poco conocidas del helado

El helado es uno de los postres más cotizados sobre todo en temporada de primavera

Industria alimentaria hoy

Comer más sardinas y menos carne roja podría salvar hasta 750.000 vidas en 2050

El consumo de sardinas podría reducir significativamente enfermedades causadas por alimentación