Péptidos antihipertensivos: ingredientes funcionales para una buena salud arterial

 |   junio 15, 2021
Master-Talk-péptidos


Cristina Chuck, Profesora e Investigadora Asociada en el Departamento de Biotecnología del Tecnológico de Monterrey, en esta Master Talks para The Food Tech, nos habla sobre los péptidos antihipertensivos en lácteos, sus mecanismos de acción y algunos de los métodos para determinar su funcionalidad.

Los péptidos activos son fragmentos de proteínas formadas por 2 a 20 aminoácidos que constituyen una fuente de nutrientes esenciales y ejercen propiedades biológicas específicas como capacidad:

  • Antioxidante
  • Antimicrobiana
  • Antitrombótica
  • Efecto antihipertensivo

Propiedades que dependen de la composición y de la secuencia de los aminoácidos presentes

En los últimos años ha aumentado el interés por los alimentos funcionales gracias a las ventajas que ofrecen para la promoción de la salud o prevención de enfermedades. Entre ellos se encuentran los derivados de la leche, pues contienen compuestos bioactivos como calcio, ácido graso de cadena media y péptidos.

Estas secuencias de aminoácidos se encuentran latentes en la estructura de la proteína de la leche y son liberados durante:

  • La digestión gastrointestinal.
  • La transformación de estos productos como la fermentación láctica

Los péptidos activos más estudiados en la leche son los antihipertensivos o aquellos que tienen la capacidad de mantener la presión arterial en un rango normal. Esta funcionalidad adquiere relevancia, pues incide directamente sobre la hipertensión arterial, una enfermedad crónica multifactorial asociada con la edad, ingesta excesiva de sodio, tabaquismo, sedentarismo, factores genéticos, obesidad, entre otros.

En América Latina la hipertensión afecta al 29.1% de los adultos. En México se presentó en un 25.5% de la población durante 2016. En el organismo, el sistema renina-angiotensina es la vía metabólica más importante en el control de la presión arterial.

Dentro de ese sistema, la enzima convertidora de angiotensina (ECA) transforma la angiotensina I en II, un potente vasoconstrictor que aumenta la presión de las arterias. Una estrategia para el tratamiento de la hipertensión es entonces inhibir a esta enzima, provocando vasodilatación.

En leches fermentadas y queso se ha encontrado la presencia de péptidos que inhiben a la ECA, favoreciendo así el mantenimiento de una salud arterial óptima. El estudio de los péptidos derivados de la leche para prevenir y tratar enfermedades como hipertensión supone una multitud de ventajas frente a tratamientos farmacológicos, entre los que destacan la poca o nula presencia de efectos colaterales.

Dicha funcionalidad se puede determinar utilizando diferentes protocolos, los cuales se pueden clasificar en dos grandes grupos:

  • Estudios in vivo: Se utilizan modelos animales entre los que destacan las ratas SHR.
  • Estudios in vitro: Destaca un protocolo publicado en 1971 por Cushman y Cheung que se basa en la determinación de ácido hipúrico producto de la reacción de Hippuryl-L-Histidyl-Leucine (HHL) en presencia de la ECA.

La presencia de un inhibidor de este enzima supondría una reducción en la concentración de ácido hipúrico. El protocolo se puede dividir en cinco etapas:

  1. Inicia con una pre-incubación a 37°C de las fracciones a analizar con HHL.
  2. Se añade la ECA.
  3. 30 minutos después detener la reacción utilizando ácido clorhídrico.
  4. El ácido hipúrico es extraído.
  5. Su concentración se determina por absorbancia en una longitud de onda de 228 nanómetros.

Los resultados se pueden expresar como:

  • Un porcentaje de inhibición de ECA.
  • Una concentración mínima de péptido que se requiere para inhibir el 50% de la actividad enzimática, también llamado IC50.

En resumen, las proteínas lácteas son buena fuente de péptidos activos, sobre todo los que tienen propiedades antihipertensivas. Esta capacidad está asociada con la inhibición de la ECA. La capacidad antihipertensiva puede evaluarse con pruebas in vitro.

La hipertensión es una enfermedad crónica caracterizada por la presencia de valores de presión arterial que exceden el rango normal. 1 de cada 4 mexicanos presenta hipertensión arterial. Por lo tanto, el desarrollo de lácteos antihipertensivos representa una gran oportunidad en el mercado mexicano.

Te puede interesar: Péptidos: la fuente proteica para el desarrollo de alimentos funcionales




Relacionado


Te podría interesar