Las tendencias de consumo para la salud y bienestar

 |   julio 14, 2020
cambios-hábitos-alimenticios-ablin


Los hábitos y las tendencias de los consumidores están en un constante cambio, ya sea por apoyar el medio ambiente, por la pandemia que se vive actualmente o simplemente por la necesidad de innovar y estar vigentes en un mercado competido.

El consumo de productos para la salud y el bienestar es una categoría que vende 20% de todos los alimentos y bebidas a nivel mundial. De esta manera, entre el año 2017 y 2022 la categoría de Fortificado, Saludable y Funcional venderá entre un 4% y 5% sobre promedio de ventas a nivel mundial, declara Amalie Ablin, trabajadora del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la República de Argentina.

Durante su participación en la Master Talks para el Food Tech México: “¿Cuáles fueron los principales cambios alimenticios de los últimos años”, Ablin señala que los lo anterior demuestra que salud y bienestar es una categoría que aún no se explota por completo de parte de empresas y consumidores, ya que es un segmento que tiene un crecimiento y un potencial cada vez mayor.

De acuerdo con Amalie Ablin, las tendencias de consumo podrían dividirse en tres grandes temas:

  • Innovación en productos: Los nuevos sabores en los productos tradicionales pueden innovar, siguen siendo los mismos pero con nuevos sabores. Esto significa que las papas fritas pueden ser picantes, con jalapeño, con pimienta, o con otros ingredientes. También puede aplicarse al mercado de las bebidas, como las que ya están listas para beber o las que están mezcladas con otros sabores.
  • Consumo local: Un segmento de la población desea saber la procedencia de sus alimentos y el lugar donde se elaboran es vital para ellos. Esto se puede relacionar íntimamente con el tema de las nuevas dietas, donde prevalecen las proteínas vegetales, una tendencia vegana, orgánica y saludable.
  • Empaquetado: Hoy en día el tema del medio ambiente es muy importante, tenemos un planeta y es uno solo. Los consumidores, al igual que las empresas buscan alternativas para disminuir la huella ecológica. De esta manera, las empresas ya están trabajando en embalajes y envases biodegradables lo que permitiría usar menos plástico. Cabe mencionar que hay un control y un involucramiento por parte de los gobiernos ya que es un tema que está en sus agendas.

En conclusión, en los últimos años se han visto varios cambios en los hábitos alimentarios y de consumo que fueron acompañados tanto por las demandas de los consumidores y como por parte de las empresas. Esta sinergia ha permitido una fluidez en los mercados de alimentos y bebidas lo que permitido un abanico de posibilidades para el consumidor que pueda adecuarse a su estilo actual de vida.




Relacionado


Te podría interesar