Higiene alimentaria: ¿cómo mantenerla y evitar errores que la comprometan?

La higiene alimentaria no es una meta inalcanzable en la industria de alimentos, bastan algunas medidas básicas para convertirla en una realidad que no afecte a la salud y a la economía.

 |   agosto 10, 2022
Master-Talks-Erika-Grados


En esta Master Talks exclusiva para The Food Tech, Erika Grados, Gerente de Mercadotecnia para América Norte de Ecolab, nos comparte herramientas para mantener la higiene alimentaria y evitar errores que la comprometan.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la higiene alimentaria es el conjunto de condiciones y medidas que deben estar presentes en todas las etapas relacionadas con los alimentos:

  • Producción
  • Almacenamiento
  • Transformación
  • Transporte
  • Almacenamiento
  • Conservación
  • Preparación y consumo
ARTÍCULO DESTACADO:
El almidón de arroz como alternativa al dióxido de titanio en productos de confitería
Leer artículo

Sin embargo, el bienestar al que se aspira en los alimentos se ve influenciado por factores como:

  • La contaminación causada por microorganismos
  • La preparación donde se cometen prácticas culinarias erróneas
  • La descomposición natural

Estos y otros aspectos pueden alterar los alimentos y causar enfermedades transmitidas por ellos (ETA).

Dichos padecimientos generan un alto impacto en la salud de los consumidores, así como en la economía, el sistema de salud y la reputación de los establecimientos.

Todo esto se respalda con las cifras que brinda el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentarias (SENASICA), pues tan sólo en México mueren más de 16 mil personas cada año debido a enfermedades transmitidas por vía alimentaria.

Por si fuera poco, también se transmiten 6 millones de enfermedades debido a malos hábitos de higiene cada año.

Te puede interesar:  Diseño higiénico y los sistemas de distribución de agua en la producción de alimentos

Recomendaciones para salvaguardar la higiene alimentaria

Para evitar lo anterior, es indispensable implementar un protocolo sanitario que incluya estos pasos:

  1. Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón. Es necesario repetir esta acción antes de manipular cualquier alimento.
  2. Lavar los utensilios de cocina con agua y jabón inmediatamente después de su uso y conservarlos en un lugar adecuado.
  3. Desinfectar utensilios y superficies con soluciones adecuadas.
  4. Mantener limpia y ventilada la cocina y los sitios o vehículos donde se preparan, almacenan, exhiben o transporten alimentos.
  5. Lavar las frutas y verduras antes de su manipulación.
  6. Evitar recalentar los alimentos más de una vez y no recongelar productos que hayan sido descongelados previamente.

Entre los errores más comunes para propiciar la higiene alimentaria, se pueden mencionar:

  • El lavado de carne o pescado, o bien, el lavado incorrecto de las superficies donde se preparan alimentos.
  • Higiene deficiente de quienes manipulan los alimentos.
  • Uso de productos que no son los adecuados para determinados materiales o superficies, alimentos o áreas.
  • Falta de supervisión, revisión y auditoría, así como inexistencia de protocolos de higiene, limpieza y desinfección.

Para evitar el impacto negativo de estos fallos, es recomendable acercarse a un experto de limpieza, higiene y desinfección para establecer medidas y generar hábitos entre todas las personas que manejen o preparen alimentos, sin importar el grado de contacto que tengan con la comida.

Te puede interesar:  Ecolab y AMEPAL se alían para promover la inocuidad alimentaria




Relacionado


Te podría interesar