5 indicadores para medir los puntos débiles de un envase

 |   mayo 14, 2021
Master Talk Patricia Christensen


Las inscripciones de un envase  dicen mucho más que solo su contenido o justamente los envases son un canal perfecto de comunicación. A través de ellos las marcas brindan experiencias, pues es básico contar historias.

En esta Master Talks, Patricia Christensen, Presidenta del Comité de Capacitación de la Asociación Mexicana de Envase de Embalaje, señala que para poder medir el grado de conexión entre el envase y el consumidor existen indicadores, los cuales  nos van ayudar a identificar y medir los puntos débiles de comunicación a través del envase.

Dijo que cada uno de estos  indicadores van a recibir una valoración, los que van a permitir de alguna manera construir esas relaciones de pertenencia y personalidad.

Cinco indicadores que miden la debilidad de un envase

1. Diferenciación

Es lo que le permitirá al envase destacar en el anaquel, sobresalir de una marca versus otra. Y  apropiarse de estos elementos facilitará no solamente la conexión con el consumidor, sino construir esa identidad de marca. Es preciso crear personalidad, como comúnmente se dice “un traje a la medida”.

2. Relevancia

“Está claro de que si la diferenciación del envase no es relevante y acorde a lo que está esperando el consumidor, no nos van a ver. No va pasar de insignificante, y no tendrá ningún beneficio en ningún tipo de conexión”, indica.

3. Valor

La diferenciación debe traer un valor, una mejora, una innovación, algo que le facilite al consumidor. Que le haga vivir esa experiencia y que realmente sea de valor y de construcción, que sea gratificante.

4. Conexión

Una conexión realmente fuerte, de profundidad,  se trata de generarlo siempre. “No buscamos a corto plazo, buscamos a largo plazo y en estas oportunidades vender un envase y que nos lo vuelvan a comprar. Que nos vuelvan a seguir y que sigan conectados con nosotros”, agrega la especialista.

Dijo que es determinante tener ese conocimiento con el consumidor, “porque debemos conectar desde el lado emocional. Por eso hoy hablamos de envases que conectan a través de la necesidad, pero el otro 50 % es de la parte emocional”.

5. Adaptabilidad

Es tener la flexibilidad y cómo entender al consumidor y sabernos adaptar y preparar envases que justamente se adecuen a sus necesidades. Ya sea en su momento de consumo, en su practicidad y básicamente pasa en su momento de consumo. Es una flexibilidad, esa adaptabilidad y saber adecuarlo a diferentes formatos.

Te puede interesar: Envase 4.0, en pro del desarrollo de envases sustentables




Relacionado


Te podría interesar