Marcan las novedades en sabor para este 2018

0000105333


La innovación alimentaria está funcionando a un nivel sin precedentes, y el Panel Trendspotter de Specialty Food Association nombró lo que consideran serán las últimas tendencias en 2018 en el rubro de sabores.

El panel extrae perspectivas del comercio minorista, el servicio de alimentos, el marketing estratégico y la educación culinaria. Si bien muchas de las tendencias hablan sobre salud y opciones mejores para usted, la demanda del consumidor para una exploración más profunda del sabor sigue siendo fuerte, como lo demuestra su creciente interés en los alimentos filipinos, una de las principales tendencias previstas para 2018.
La preferencia por otras cocinas asiáticas, no han permitido que las comidas de Filipinas conquisten a la gran audiencia estadounidense. Eso está cambiando, ya que los paladares se han vuelto más exigentes y están más en sintonía con los sabores complejos y notas amargas o agrias de los platillos filipinos. Los chefs y los creadores de tendencias están tomando esta cocina que infunde sabores asiáticos y latinos y se combina bien con la carne y las aves de corral.
Los sabores filipinos pueden ser bastante complejos, tienden a ser capas de sabores audaces con ingredientes frescos, que al final se funden para formar un perfil único. La comida filipina está influenciada por las tradiciones culinarias de China, Malasia, España y América, por lo que una amplia gama de especias es a menudo prominente. 
La piña, el coco, la jaca, las nueces de palma, tomates y bananos se han convertido en algunos de los ingredientes aromatizantes más utilizados, siendo los almidones preferidos mandioca, papa, ñame y arroz. Los chiles se usan a veces, pero no tanto como en otras partes de Asia. Las proteínas animales son el componente principal de muchos platos filipinos. La fusión de frutas, verduras, hierbas y especias se equilibra con carne asada a la parrilla y cocinada a fuego lento. Algunos se asemejan a los alimentos comunes a la cocina internacional estadounidense, mientras que algunas especialidades locales y regionales pueden considerarse “étnicas extremas”.
Uno de los platos más populares es adobo. Es un proceso de cocción, así como un perfil de sabor, ya que implica marinar la proteína en una salsa a base de vinagre y condimentos como la salsa de soja, pimienta negra, ajo y hojas de laurel. La proteína se dora en aceite y se transfiere de nuevo al adobo durante un largo período de cocción a fuego lento. La salsa se reduce mientras que la proteína se ablanda. La mezcla parecida a un guiso se sirve típicamente sobre una cama de arroz o con otro almidón tradicional.
Fuente: Food Business


Autor

Redacción THE FOOD TECH

Equipo editorial de THE FOOD TECH conformado por periodistas especializados en la industria alimentaria, tecnología, procesos, empaques e ingredientes alimenticios.


Relacionado

Te podría interesar